comparte





explora

autores

entrevistas

contacta

e-mail

Twitter

Facebook

 

Entrevista a Ramón Bachs

Por Yexus.

 

Portada de Bachs para 'Volumen uno' #2, donde se publicó originalmente esta entrevista
.
   

Manga, cartoon, historieta francobelga y comic book nutren un estilo dinámico y fresco, progresivamente personal y apto para diversos registros argumentales que ha permitido a Bachs plasmar las visiones de dos guionistas pertenecientes a generaciones sucesivas: José María Polls en Yinn (1997, Planeta-DeAgostini) y Josep Busquet en la serie Manticore (1996-1998, Camaleón) y el one-shot Saturn Babe (1998, Planeta-DeAgostini). Un one-shot de Castor y Polux publicado por Dude y la recopilación de Manticore a cargo de Planeta-DeAgostini devuelven la actualidad a este dibujante barcelonés de 26 años.

Realismo y ciencia-ficción high-tech o humor y fantasía. ¿Dónde te desenvuelves mejor?
A mí siempre me ha tirado más la aventura y la ciencia-ficción setentera. El cyberpunk y el manga tipo Masamune Shirow nunca me han atraído mucho. La verdad es que me gusta dibujar cualquier cosa, pero me encuentro mejor dibujando temas de aventura clásica, más tipo Manticore. Prefiero la diversión desenfadada que el impacto dramático. Aunque aquello quizás era algo demasiado suelto, porque lo cierto es que al final no se explicaba nada...

¿Los guiones de Polls son más milimétricos y los de Busquet conceden más libertad al dibujante?
No, los dos dan libertad al dibujante, lo que ocurre es que Polls ha estado escribiendo guiones durante muchos años y ya tiene un estilo más clásico. No lo digo como algo negativo; es más académico, como más cinematográfico. En cambio, Busquet tiene un tipo de influencias muy amplio; le van desde Los Teleñecos hasta episodios de comedias familiares o cualquier tipo de tebeo. Es más multimedia, es un friki. Los personajes de Yinn tienen cambios, evolucionan de forma diferente mientras que Manticore es más aventurilla ligera que no te puedes tomar demasiado en serio.

¿Te gustaría escribir tus propios guiones?
Sí. Si no lo he hecho, ha sido sobre todo por pereza; si no lo hiciese nadie, lo haría yo mismo. Desde luego, cobraría más. Pero también es una cuestión de amistad con los guionistas. Así entra más gente en el proyecto. Te diviertes, la historia se enriquece y todos aportamos algo, discutimos el tema... Yo había hecho historietas cortas con guiones míos, casi todas sin publicar, menos una para el concurso de comics de Cornellá que, precisamente, ganó el premio al mejor guión.

Háblanos del one-shot de Castor y Polux...
Son 56 páginas, el guión sigue siendo de Polls y lo entinta Tomás Morón. Narra lo que ocurrió 20 años antes de Yinn. Explica la génesis de estos dos robots y cómo obtuvieron su inteligencia, ya que antes eran una especie de tanques de combate sin cerebro. Aparecen los personajes de la serie principal más jovencitos... Creo que es un poco menos denso que Yinn, porque allí hubo que convertir una serie de seis números en cuatro y tenía un exceso de información, mientras que aquí resulta una historia más lineal: menos personajes y más acción.

¿Por qué lo publica Dude en vez de Planeta-DeAgostini?
En Planeta-DeAgostini presentamos el proyecto, y lo tuvieron durante un año sin decirnos nada, por lo que el guionista, tras contactar con Dude, les comentó que lo llevaría a esta editorial. Y como en Planeta-DeAgostini dijeron que no podían asegurar su publicación, que no se comprometían, accedieron a que se lo llevase. No hubo ningún tipo de problema. Yo lo achaco a la burocracia, porque Planeta-DeAgostini es una empresa enorme y quizá tengan proyectos amontonados desde hace mucho tiempo. Lograr que te aprueben allí un proyecto es una cosa terrible. Y como tampoco pagan lo suficiente para vivir, no te puedes quedar esperando.

Sin embargo, Planeta-DeAgostini recopila ahora Manticore.
Sí. Incluye tanto los dos especiales del principio como la última miniserie. Esperemos que se venda, aunque yo lo dudo un poco porque no hay ningún material nuevo y ni siquiera están los bocetos que aparecían en los comic books. Yo creo que esto es una iniciativa de Cels Piñol, que nos está tentando a Busquet y a mí para intervenir en Fanhunter, donde supongo que acabaremos haciendo algo. Quizá lo empecemos dentro de dos meses.

¿Tuvo mucho éxito Manticore en su día?
Es algo que nunca se sabe, pero, por lo que nos decían a nosotros, se vendía mucho y se agotaba. Tuvimos bastante suerte, creo que fue de las pocas series de Camaleón que se pagaron, que obtuvo algo de beneficio.

¿Cómo nació el personaje?
A raíz de un trabajo que nos propuso Pasqual Ferry, que era nuestro profesor en la Escuela Joso. Al final decidimos utilizarlo para una historia de cuatro páginas que publicamos en un fanzine muy cutre llamado Asmatic Stories.

¿Sabes si Planeta-DeAgostini proyecta continuar publicándolo?
Creo que tienen alguna intención, pero como tampoco las propuestas económicas son demasiado tentadoras (siempre se paga lo mismo, unas siete u ocho mil pesetas por página completa), no hay nada seguro; aunque tampoco importa mucho cambiarlo de editorial porque los precios son muy parecidos...

¿Qué recuerdas ahora de la desaparecida Camaleón?
Era muy divertido. Prácticamente hacías lo que te daba la gana, ellos te decían que no sabían si cobrarías... Pero bueno, para empezar a publicar estaba bien, no te importaba tanto. Era como editártelo tú mismo, pero poniendo ellos la infraestructura. Veo que a raíz de su desaparición están surgiendo muchas pequeñas independientes. Creo que Camaleón hizo una propuesta muy válida, el problema es que fue como una editorial de fin de semana: la gente trabajaba en otra cosa y en el tiempo libre se dedicaba a editar. Claro que lo mismo ocurría con el dibujante, era un círculo cerrado; el dibujante no podía dedicarse a una serie regular todos los meses cobrando lo que se cobraba. Y eso que propuestas se hacían desde la editorial. Desde luego, yo esto lo compagino con un poco de todo, como diseño o ilustración. Y mientras se pueda aguantar...

Texto de Yexus, cedido para Guía del cómic. Publicado originalmente en en Volumen Uno #2 (UnderComic, mayo/1999), pgs 30-31. Página creada en agosto de 2012.