comparte





explora

autores

entrevistas

contacta

e-mail

Twitter

Facebook

 

Entrevista a Mauro Entrialgo

Por Yexus.

 

Portada de 'Ángel Sefija con el sexto sentido' (Astiberri)

El alavés Mauro Entrialgo, además de la historieta se diversifica en ámbitos como el cine, el teatro y la música. Colaborador de publicaciones tan dispares como El Jueves, El Víbora o El País de las Tentaciones, sus viñetas aparecen igual en fanzines que en páginas web, siendo responsable de personajes tan populares como Herminio Bolaextra, El Demonio Rojo o Ángel Sefija. De este ultimo publica ahora Astiberri su sexto tomo recopilatorio mientras que del Demonio Rojo edita La Cúpula el álbum titulado Siga usted todo tieso.

Dado que te diversificas en diferentes soportes, ¿te diriges igual a los distintos tipos de público?
De una forma sutil, pero sí que suelo utilizar tonos y temas distintos para publicaciones diferentes. Ahora mismo, por ejemplo, el 90% de mi trabajo como historietista lo suponen las tiras que hago para el periódico Público y las páginas semanales para El Jueves. En Público soy algo más políticamente correcto: si me apetece ser especialmente escatológico o hiriente creo que una revista satírica es lugar más adecuado que un periódico leído por un público más amplio. Sin embargo, si quiero hacer un chiste más cerebral o alguna reflexión gráfica que no sea exactamente humor directo, en El Jueves quedaría un poco fuera de tono. En el periódico encaja mucho mejor. El seguidor de todo mi trabajo, sin embargo, lo leerá todo y tampoco apreciará mucho la diferencia. Pero el lector exclusivo de El Jueves no entendería muchas tiras de Público y viceversa.

¿Es el humor la manera más lúcida de afrontar la vida?
El humor, desde luego, es una terapia paliativa contra el dolor de la existencia, pero no sé si es la forma más lúcida de enfrentarse a ella. El humor es, sobre todo, mirar desde distintos puntos de vista. Por eso, si lo que se busca es evitar el sufrimiento, quizás sea más eficiente el sistema de mirar desde el agujerito con un cristal de color que proponen las religiones sin plantearnos abrir ninguna ventana más de nuestro entendimiento para no desasosegarnos.

¿De qué personaje tuyo te sientes más cercano?
Quizás de Ángel Sefija. Porque, al fin y al cabo, dibujar no es otra cosa que fijarse.

 
"El humor es, sobre todo, mirar desde distintos puntos de vista."

¿La realidad sigue superando a la ficción?
Es cierto, al menos, que en muchas ocasiones no puedo utilizar en la ficción anécdotas sucedidas en la vida real porque, por exageradas, serían consideradas invenciones fuera de lugar. En una historieta con un tono costumbrista el lector tiene que tener claro cuándo uno exagera con fines humorísticos o cuándo está reflejando algo que sucede realmente. Si reflejo una situación exagerada que sucede en la realidad con ese mismo tono puedo desconcertar al lector.

¿Cómo te planteas la interrelación creativa entre los distintos medios que frecuentas?

Me gustaría tener el lujo de podérmela plantear. Si esto pudiera hacerse con antelación, en principio lo suyo sería analizar cada una de las historias que uno quiere contar y ver cuál es el medio más adecuado para poder hacerlo. Pero, en la práctica, me surge un trabajo y tengo que realizarlo sobre la marcha, con lo que adapto la historia que tenga en la cabeza a ese medio. Solamente ideas muy específicas, que imagino desde el primer momento para un medio concreto, son guardadas para ser desarrolladas en él. Y, en ocasiones, también guardo determinados puntos de vista de una historia que he contado en un medio para desarrollarlos en otro.

Texto de Yexus, cedido para Guía del cómic. Publicado originalmente en El Diario Montañés el 30 de noviembre de 2009.  Página creada en mayo de 2010.