comparte





explora

autores

entrevistas

contacta

e-mail

Twitter

Facebook

 

Entrevista a Alfons López

Por Yexus.

 

Portada de 'La Saga de Chaves' (Glénat)

Entrevista a Alfons López con motivo de la publicación de La Saga de Chaves (Glénat, 2004), álbum realizado en colaboración con Manel Fontdevila.

Tu interés por México nace de la experiencia personal ¿no es así?
Si. Yo he estado allí un par de veces. La primera fue en 1979, aunque fuera un viaje más bien turístico. Pero conocí a Rius personalmente y tuve la oportunidad de mostrarle lo que hacíamos en España con el Equipo Butifarra; desde entonces somos amigos y nos intercambiamos los trabajos. Ese fue mi primer contacto con México y después, en 1995, pasé unos cuatro meses en Chiapas trabajando con el movimiento civil zapatista. Es un país que me gusta mucho; por su gran riqueza, por el paisaje y la diversidad de culturas.

¿Cómo fue la gestación de La saga de Chaves?
Es una obra que nace de la coincidencia. Por un lado, Fontdevila acababa de hacer un periplo atravesando Estados Unidos de costa a costa, conociendo la América profunda, y por otro, yo acababa de regresar de Chiapas. Nos apetecía hacer una historia larga y, a partir de las experiencias de ambos y de algunas personas que conocíamos en México, él elaboró un breve argumento que luego no pudo convertir en guión porque comenzó a tener mucho trabajo en El Jueves. Por lo que finalmente lo desarrollé yo cuando tuve oportunidad.

 
"En la diversidad cultural hay riqueza y eso nos hace más plurales."

También se incide en la pérdida de la identidad cultural.
Si. Este es uno de los valores que deben preservarse. Quizá también un poco el hecho de estar situado en Cataluña, de ser consciente de que tenemos un idioma frágil, me hace ver que esas particularidades que forman la diversidad -pero no solamente la española, sino a escala mundial- son un tesoro que debemos cuidar. Porque en esa diversidad hay riqueza, y esa riqueza nos hace más plurales. Y en tal sentido, los protagonistas de La saga de Chaves son unos seres que sufren un problema de identidad clarísimo. Aunque la historia no deja de ser una aventura; en este caso no hemos elaborado ningún discurso teórico.

A pesar del contenido realista ¿es el humor una herramienta imprescindible en tu obra?
¿Tanto se nota? Hay algún gag que no es mio sino de Xavier Roca, como el de los policias mexicanos, que es un homenaje a Goscinny. Pero en general, creo que la ironía en este álbum queda en un segundo nivel, está latente. Lo que sí veo mucho en esta obra es el puro esperpento, el de las relaciones humanas.

El componente social también es indisociable de tu trabajo...
Yo no puedo dejar de ser quien soy. Aunque insisto en que esta no es una obra de "discurso": es una aventura con una pincelada humana y el lector tiene que disfrutar en ella con la acción porque he pretendido que tuviera un ritmo frenético. Por lo cual va un poco a contracorriente de ese minimalismo que impera en gran parte del cómic nacional hoy en día: ese contar muy poca cosa en muchas páginas, esa anécdota intimista que se prolonga indefinidamente... Yo aquí he pretendido todo lo contrario.

¿Cuales son tus proyectos inmediatos?
Trabajo en una obra escrita por Pepe Gálvez. Un poco en la línea del presente álbum, en el sentido de romper con mi trayectoria humorística; es decir, sería del estilo de Asesinato en la mezquita. Y también preparo un libro de humor gráfico, pero todavía es pronto para concretar algún dato. La verdad es que estoy en un buen momento y no quiero desaprovecharlo.

Texto de Yexus, cedido para Guía del cómic. Publicado originalmente en El Diario Montañés el 31 de enero de 2005. Página creada en mayo de 2010.