comparte





explora

autores

entrevistas

contacta

e-mail

Twitter

Facebook

 

Entrevista a Max

Por Pedro Toro (*) y José Luís Carrasco (**)

 

Portada del libro Max: Conversación / Sketchbook (Sinsentido)

Entrevista realizada en diciembre de 2005 en Madrid con motivo de la presentación del libro Max: Conversación / Sketchbook en Espacio Sins Entido, donde también se organizó una exposición sobre la obra del autor. La entrevista fue publicada originalmente por entregas en el blog Un día en Texas en enero de 2006.

CONVERSACIÓN/SKETCHBOOK

El título parece no llamar a engaño. Pero, ¿qué nos ofrece de nuevo este libro?
Para empezar, es el primero del que no hago yo mismo la portada. De lo cual estoy muy contento porque me han hecho una portada chulísima que yo nunca me habría atrevido a hacer. El libro en sí recoge bocetos, lápices... Cosas de mis cuadernos de trabajo. Yo no llevo libros de bocetos como los autores franceses o americanos, que siempre viajan con sus cuadernos y se sientan en las plazas a dibujar árboles, casitas... Yo tengo un cuaderno de trabajo, donde dibujo y apunto cosas, pero siempre en casa, o en el bar de mi pueblo. También hay una entrevista que me hace Pere Joan, que es más bien una conversación. De hecho fue realizada hace dos años como parte de un proyecto de programa de televisión en el cual un dibujante entrevistaba a otro. Como de momento no ha salido adelante, decidí que estaría bien incluirla en el libro

Lo recogido en el libro, ¿tiene alguna relación con la exposición?
Han sido proyectos paralelos. La exposición está medio camino entre una retrospectiva y una muestra de bocetos. Recoge desde páginas originales de Peter Punk a ilustraciones inéditas hechas ex-profeso, además de, como he dicho, algunos bocetos para darle más relación con el libro. Al ser una exposición de venta es prácticamente todo obra original, por lo que muchos de los más recientes están en blanco y negro, ya que el color lo aplico con ordenador, aunque también los hay pintados a mano. Es un poco “El mundo de Max”, creo que hay cosas representativas de cada una de mis épocas interesantes.

ARTE Y OFICIO

En la exposición podemos encontrar cosas muy distintas, desde bocetos a lápiz muy limpios y acabados hechos en papel milimétrico a páginas con un estilo más agresivo, como las pertenecientes a El prolongado sueño del Sr. T acabadas con tinta china y guache. ¿Cuál es la técnica o el proceso que utilizas habitualmente para tus trabajos?
Cada cosa es distinta. Pero básicamente hay un primer paso en el cuaderno de trabajo, a base de bocetos guarros a lápiz, muy rápidos, sucios y en pequeño, para encontrar la idea, la composición y el encaje del dibujo. Luego lo dibujo a lápiz en el tamaño de publicación o un poco más grande. Una vez satisfecho con el lápiz, que a veces me lleva varias versiones, lo paso a tinta y al scanner o, si el lápiz es muy limpio, lo paso directamente al scanner. Finalmente, lo coloreo en un Mac.

¿Utilizas la misma técnica indistintamente para cómic que para ilustración?
Generalmente sí. Aunque a veces me apetece hacer cosas distintas, colorear a mano, utilizar plumillas, otras veces entintar con rotuladores-pincel...

Lo que te pida el cuerpo...
Más lo que me pida el tema que lo que pida el cuerpo, aunque a veces el cuerpo también influye... También influyen las prisas, porque cuando trabajas de encargo muchas veces vas a toda pastilla para llegar a la fecha y te saltas pasos, como lo de escanear directamente el lápiz y ahorrarte el entintado. Pero procurando siempre que quede todo muy bien.

A la hora de aceptar un trabajo, ¿qué te influye para decidirte por una oferta u otra? La temática, el dinero, la persona que te lo encarga...
Un poco todo. Pero especialmente la afinidad con el proyecto o la persona que hay detrás de él. Obviamente, el dinero también influye, porque no hay que olvidar que vivimos de esto. Pero sobretodo lo primero. Esto no debería decirlo, pero hago muchos trabajos gratis. En cosas muy puntuales, con gente muy cercana y en proyectos en los que creo mucho y entiendo que, si no se hacen de esta manera, no podrían tener salida.

SIMBOLOGÍA MAXIANA

 

El cíclope de 'Monólogo y alucinación del gigante blanco'
(Edicions De Ponent)

En tu obra encontramos ciertas temáticas recurrentes, ciertos elementos que se repiten: mitología, perros, muerte, calaveras… De hecho, da la impresión de que se podría hacer un seguimiento por épocas. Durante un tiempo te da por la mitología, en otro por la influencia japonesa, luego una etapa surrealista… ¿Cómo funcionas a este respecto exactamente?
Funciono por intereses. Me interesan muchísimas cosas. Es más, si tuviera seis brazos estaría dibujando seis cosas distintas a la vez. En cada época hay cosas que te tocan más de cerca por lo que sea, o que andas más metido en un tema concreto. Yo funciono mucho por influencias externas, de música, literatura, cine… Es decir, las cosas que veo, incluso política, o lo que está en la calle. Entonces, en cada época salen cosas por un lado u otro. Lo que pasa es que sí que hay una simbología muy mía. Son elementos gráficos que me sirven siempre mucho, no sólo a nivel de significado en sí mismo, sino incluso a nivel estético, para llenar espacios. Elementos que uso siempre que puedo… Y que venga a cuento. Tú citas perros, calaveras… También lechuzas, ojos, faros, parejas que se cruzan, se besan… Son cosas que van surgiendo, sobretodo con los bocetos, las usas y que te funcionan una vez y las vas desarrollando. Evidentemente no se trata de tener un sello y un tampón con cada cosa e irlas poniendo siempre igual, sino que va cambiando con el tiempo.

En este momento, ¿qué cosas ves que te estén influyendo o te llamen más la atención en los distintos ámbitos?
En cómic sigo aplastado por Chris Ware, no he visto cosa más impactante en años. Aunque es una influencia como de segundo nivel, no es que yo le copie nada. Pero es alguien que ha abierto camino y no lo puedes obviar. Como en toda la historia del arte, una persona abre un nuevo camino y somos muchos los que andamos por él.

El caso concreto de Chris Ware es curioso, porque en el mundo del cómic hay muchos autores influenciados por él pero con muchísima personalidad: Ágreda, Alex Fito…
Sí, estamos todos deseando que se muera (risas). Últimamente estoy fascinado también con la pintura antigua japonesa, me da un punto que me interesa mucho, que es el juego entre partes llenas y vacías dentro del dibujo. También el manga, no la típica estética manga de muchas rayitas, es más tirando a la ilustración… Pero en cualquier caso son mezclas que hago yo en mi cabeza y que no tienen un único origen claro. Por ejemplo, Las Super Nenas o el Astroboy de Tezuka… Me gusta mucho también la psicodelia de los años 60, que yo viví de chaval, la vuelvo a tener mucho en la cabeza y acabo mezclándolo todo.

Y en otros campos: Cine, literatura, televisión, animación, internet…
En estos campos no mucho. La tele la veo poco, por internet navego poco y al cine voy poco porque vivo en un pueblo y las salas quedan un poco lejos… Además, cine no veo mucho en general, sí que sigo por ejemplo a Tim Burton. En literatura me tiene impactado un japonés, Murakami, que es la leche; y Roberto Bolaño, que tiene un par de novelones y me parece el mejor escritor que hay en castellano.

PLANETAS SONOROS Y ANIMADOS

 
Videoclip de la canción de Los Planetas "Y además es imposible" (2004), realizado a partir de los dibujos de Max (ampliar).

En el campo de la música, sin embargo, sí que te has mostrado bastante implicado. Colaboraciones con Santiago Auserón, carteles para Kiko Veneno, portadas de discos, incluso un video-clip con Los Planetas.
Ahí sí. Estoy todo el día escuchando música, permanezco al tanto de lo nuevo que va saliendo y sigo escuchando mis viejos discos. Con la música estoy todo el día en marcha. Otra cosa son los contactos con músicos, que ya son más cosa del azar. Por ejemplo lo de conocer a Los Planetas fue pura casualidad. Vinieron a tocar a Mallorca, yo fui a verlos porque me gustaban desde hacía tiempo y, por una serie de amistades comunes, acabamos juntos de copas después de la actuación. Ahí conocí a J y fue como surgió lo del clip A mí me encantaría estar siempre haciendo portadas de discos, es algo que me encanta, pero desgraciadamente no me encargan muchas. Tengo esta vinculación por ejemplo, con un grupo llamado Neo Tokio, que no lo conoce nadie pero son muy buenos. Hacen electrónica pero tocada con la formación clásica de guitarra-bajo-batería.

...También con Pascal Comelade
Sí, somos amigos y sintonizamos bastante, con lo que colaboramos a menudo.

Cómo fue la experiencia con el clip de Los Planetas y el campo de la animación ¿Lo habías trabajado antes?
Ya había hecho un clip para Radio Futura años antes, pero no tengo gran idea de animación. Tuve la suerte de trabajar con tres personas que se encargaron de toda la parte técnica y yo pude dedicarme exclusivamente a hacer los dibujos. En cuanto a cómo surgió, J me llamó y me lo propuso, le dije que me parecía bien, me mandó la canción, a partir de ahí yo creé una pequeña historia, a ellos les pareció bien y nos pusimos en marcha.

Así que la iniciativa y el trato fueron directamente con el grupo, no con la discográfica.
Con la discográfica sólo nos tocó pelearnos, Los Planetas ya venían peleados con ellos por otro lado… Pero al final salió. Mal pagado y todo un rollo, pero como te decía al principio, era un proyecto en el que me apetecía mucho trabajar y no me importó demasiado.

¿Algún proyecto más relacionado con la animación?
Colaboré hace tiempo en una serie de cortinillas para el canal Cinemanía, que quedaron muy bonitas. He tenido proyectos de animación para Peter Punk y La biblioteca de Turpín, que han estado dando vueltas por el mundo pero no han llegado a ver la luz, y ahora estoy metido en un trabajo de animación para un espectáculo de danza contemporánea para niños.

Hablando de niños, hay muchos que te conocimos de críos con La biblioteca de Turpín y también has ilustrado diversos libros infantiles. A parte de saber si eres consciente de haber influido en una generación de lectores, ¿qué te supone el trabajar para niños?
Es un campo muy divertido. Ya sean cuentos clásicos, que tienen un imaginario cojonudo, lleno de bichos y monstruitos que me encanta dibujar, o autores actuales, es un trabajo que me gusta mucho. Quizá porque siempre he pensado que literatura y dibujo se llevan bien. Se podrían llevar bien incluso en literatura para adultos, pero parece ser que a nadie se le ocurre. Otro aspecto es que los editores te suelen dejar bastante libertad. Así que son trabajos tranquilos y sin problemas.

DE ENTRE LOS MUERTOS

 

Primera página de la historieta "Nosotros somos los muertos", que luego daría título a la revista.

Hablemos de Nosotros Somos Los Muertos. Antes que una revista fue fanzine nacido de la necesidad de protestar ante una situación político-social como la Guerra de Bosnia.
Nació como un cabreo mío. Un cabreo por eso, pero no sólo por eso, también estaba pasando por un mal momento personal, y respecto a los cómics, tenía ganas de hacer cómics pero no encontraba el sitio… Esa historieta me la rechazaron en El Víbora. Antes de hacerla, se lo propuse y me dijeron que no interesaba. Así que salió todo de muy mala hostia. Pero bueno, dió origen a algo que ha estado bien.

Nació motivada por tu necesidad de hablar de un hecho concreto de la actualidad del momento que consideraste injusto y que no se estaba tratando del modo que merecía. ¿Crees que se podría repetir ese arranque de rabia? ¿Cómo ves la situación política actual?
Durísima y fatal. No avanzamos nada, vamos para atrás de hecho. Bueno, nos libramos de Aznar, que ya fue algo… Pero en general, está todo patas arriba y da asco. Yo llevo siempre este cabreo desde hace años, y cuanto más viejo me hago más cabreado estoy. Pero es muy difícil hacer historieta política directamente. De hecho esa historieta ahora mismo no me gusta, pienso que tendría que haberla hecho de otra manera, pero no es lo mismo hacerla en caliente que mirarla luego en frío. Luego hice otra sobre Chechenia en un tono más poético que a mí personalmente me gusta más pero luego ha tenido menos repercusión, o la gente la lee de otra manera… Tampoco me quiero convertir en un opinante, de estos que opinan todo el día sobre todas las cosas… Bastantes problemas tengo yo con mi vida. Pero el caso de Bosnia era especialmente fuerte.

Cuando tuvieron lugar las movilizaciones contra la Guerra de Irak, también reflejaste el tema en una historieta de Bardín publicada en El Víbora.
Lo malo que quería mostrar ahí es que, cuando se manifiestan en público, las posiciones son siempre “A favor” o “En contra”, no se admiten términos medios ni matices. Ahí se planteaban vías distintas, como que nadie tiene por que estar a favor de todo o en contra de nada completamente. Puedes dar tu opinión: “Sí, pero no”. Lo que me molesta es que esto no se respeta. Sobretodo últimamente. Siempre o blanco o negro, o eres facha o eres rojo. Y a los que intentas decirles algo no te escuchan, o te callan directamente.

Volviendo a aquella historieta. Apareció en el Salón del Cómic de Barcelona en 1993, de manera un tanto guerrillera: Impreso en fotocopias, distribuido furtivamente… De ahí nació una revista que tuvo su auge, su caída y su resurrección. Cuéntanos la historia de Nosotros Somos Los Muertos como revista.
Tras ver la repercusión del fanzine en el Salón del Cómic, que por aquel entonces era un muermo, no pasaba nada desde el punto de vista español, sólo había mangas y superhéroes… Aquello causó mucho impacto, no sólo a nivel mediático, sino que muchos dibujantes se nos acercaron a Pere y a mí: “Hostia tíos, si pudiéramos hacer algo así… Nos encantaría colaborar”. Eso fue lo que nos hizo plantearnos a Pere y a mí que lo mismo valía la pena plantearnos sacar algún tipo de publicación. Eso, y el ejemplo de L’Association en Francia. Así que nos pusimos manos a la obra. Y nos llevó dos años pero fuimos haciéndolo, igualmente de un modo bastante guerrillero. Como Pere Joan y yo podemos ser más o menos buenos como directores artísticos pero se nos escapa toda la parte de gestión, distribución, etc, porque no es nuestro trabajo, ni queremos que lo sea. Nos fuimos aliando con pequeños editores, pero nos dimos cuenta de que ellos lo hacían tan mal como nosotros. Pasamos por dos o tres de estos hasta que decidimos cerrar. Era algo que llevaba mucho trabajo e ilusiones para, finalmente, no ver ningún tipo de beneficio, aunque la revista se iba agotando. Pero justo en ese momento Pere Joan montó una empresa de comunicación social y diseño gráfico con otro socio y les fue muy bien.

 

Portada de Max para Nosotros Somos Los Muertos #10
(Inrevés)

Hablamos de Inrevés.
Sí. Entonces pensamos en utilizar toda esa infraestructura para relanzar la revista. En 2003 la pusimos en marcha pero con un concepto un poco distinto, seguíamos sacando a esos dibujantes que nos gustaban y veíamos que no tenían ningún sitio donde publicar, pero queríamos servir también un poco de revista de vanguardia, añadiendo terrenos colindantes: gráfica, ilustración… Y así estamos. Ahora mismo se nos ha unido Sins Entido, y a partir de este número coeditamos con ellos, manteniéndonos Pere y yo como directores artísticos. Y ya veremos qué tal. Porque el problema de siempre es intentar salir del gueto del cómic. Porque lectores de cómics ya sabemos que tenemos los que tenemos y no son suficientes. Así que estamos buscando nuevos públicos para la revista. Nuestra lucha actual es conseguir distribución en librerías de arte, grandes superficies… Para captar a gente interesada en otras cosas: arte, diseño , pintura…

De ahí el slogan “Gráfica radiante”, que parece más abierto a todo.
Sí, pero en realidad lo hemos abierto aún más y en las notas de prensa se está vendiendo como “Vanguardia radiante” de cara a los medios de comunicación, que van siempre muy despistados. Aún hoy lo primero que nos preguntan si somos underground. Lo que buscamos es hacerles ver que somos algo nuevo, diferente e interesante, y que deberían darnos voz. Que no estamos limitados sólo al cómic sino que, partiendo de él, radiamos a otros mundos. En el próximo número lo explico mejor en un artículo.

¿Habéis conseguido esa mejor distribución?
Hemos mejorado, pero vamos muy lento. Ahora mismo llegamos a la Fnac, a librerías de arte en Barcelona, y ahora con Sins Entido esperamos abrir nuevos espacios en Madrid. Aunque es muy difícil. También al ser semestral la gente se olvida de que existimos de un número para otro.

AUTORES RADIANTES

En su momento NSLM sirvió para dar a conocer en España a gente hoy ya consolidada como Julie Doucet, Chris Ware o Max Andersson. ¿Sigues viendo la necesidad de NSLM como puente para presentar a nuevos autores?
Nos estamos dedicando, más que a repetir autores, a publicar a gente que nunca lo haya hecho en España. Con contadas excepciones como la de Chris Ware, que nos gustaría tenerle en cada número. Pero procuramos ir buscando gente nueva. En este momento hay muchas editoriales pequeñas sacando material interesante. Por lo que nuestra filosofía ha sido siempre hacer lo que no hacen los demás. Lo cual por otro lado es una putada, porque nosotros abrimos el camino y otros se van quedando con las rentas (risas). En cuanto a autores nacionales sí que procuramos tener un plantel fijo e ir dando entrada, poco a poco, a autores más jóvenes. Pero partiendo de esa plantilla fija: Keko, Miguel B. Núñez, Paco Alcázar, Miguel Brieva… Aunque cada número es una aventura y nunca sabes bien quién va a salir, si te van a poder entregar a tiempo.

¿Qué nuevos autores son los que te parecen más interesantes en este momento?
En este nuevo número tenemos, por ejemplo, a Lola Lorente, a Luis Demano, y a Sonia Pulido haciendo la portada y la contra. Procuramos ir metiendo a todo el que podamos, siempre y cuando su trabajo sea muy potente. Pero es muy duro hacer la selección, es semestral y sólo son 100 páginas y se queda mucha gente fuera. Además ahora somos tres eligiendo, se nos ha unido Alex Fito, y eso lo complica aún más porque cada uno tienen sus favoritos y te gustaría publicar a todo el mundo. Más aún hoy en día. Para mí un chaval que se dedica a hacer cómic hoy ya es digno de mi respeto y admiración, porque es algo que te da tan pocas alegrías… A nivel personal muchas, pero económicas y sociales muy pocas…

Mencionabas a Lola Lorente, que es una autora que viene del mundo del fanzine. ¿Estás al tanto de la escena fanzinera?
Vamos siguiéndola. Tenemos que hacerlo porque es la cantera, ¿no?

En cuanto a los autores nuevos, ¿los buscáis vosotros u os envían ellos sus trabajos?
Sí que nos envían cosas pero, paradójicamente, lo mejor no nos lo mandan. En torno a un 80% de lo que recibimos no nos convence, bien porque no tiene la calidad suficiente o porque directamente no tiene nada que ver con nuestra línea. La verdad es que la gente que nos ha interesado la hemos conocido bien por fanzines o por recomendaciones expresas de otros dibujantes, como el caso de Miguel B. Núñez que me recomendó fervientemente a Luis Demano.

 

Portada de Max para la revista-fanzine 'Tos' #3

Ahora la pregunta del millón. Como autor y editor, ¿cómo ves el panorama del cómic en España?
El panorama es muy extraño. Porque se están publicando muchas cosas y mucha gente tiene la oportunidad de publicar libros, pero yo hecho de menos, no sé si por nostalgia, la época de las revistas mensuales. Creo que es algo más fecundo, y de hecho creo que los autores aprendemos más si en lugar de publicar un libro nosotros solos, vemos nuestro trabajo publicado al lado del de otra gente en una misma revista. Pero es que, aparte de la delgada línea que ahora separa revista de fanzine, y tras la defunción de El Víbora y el Tos… Quedan el Humo, Dos Veces Breve

Dos Veces Breve también ha muerto…
¿También? Pues entonces está la cosa como para tirar cohetes… Pues es una pena, porque yo creo que es donde más se aprende, contrastando tu trabajo con el de tu compañero de página. Recuerdo que en la época de El Víbora teníamos un pique, de buen rollo, entre nosotros muy grande: “El cabrón de Gallardo, qué bueno lo que ha hecho. En el próximo número se va a enterar…” Era algo que nos empujaba hacia delante y nos hacía evolucionar muy rápido. Si publicas cada mes te obligas a progresar. Si, como ahora, tienes la oportunidad de publicar un libro de 80 páginas al año, o cada dos años, es más lento. Es más fácil tropezar y más difícil levantarte.

Ese hueco puede que lo estén cubriendo los fanzines.
Sí, y hay unos cuantos muy buenos. Pero tienen una repercusión muy limitada. Para mí lo ideal sería una revista mensual en kioscos. Pero eso ya es soñar… Eso por no hablar del cómic infantil que está totalmente abandonado. Y eso que ahora está el Mister K y Dibus, que no sé si sigue. Pero es una pena porque es destruir el futuro. Suerte que los manga están creando lectores, que si no dentro unos años los niños no sabrían lo que es un tebeo.

EL FUTURO: BARDÍN, DURERO Y JOHNNY CASH

 

La portada del cómic de Bardín que Max comenta en la entrevista, y por el que acabaría ganando el Premio Nacional de Cómic.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?
Seguir simultaneando cómic, ilustración y otros encargos, carteles y cosas así... En cómic saldrá para mayo el recopilatorio de Bardín el superrealista, con todo lo que ha salido hasta ahora coloreado más una historia nueva, se editará simultáneamente en EE.UU. con Fantagraphics, con L’Association y seguramente también en Alemania y Holanda. También estoy haciendo un cómic sobre Johnny Cash para una colección francesa de CD’s llamada Nocturne, son dos discos recopilatorios sobre un artista que llevan un cómic dentro. Comenzaron con jazz, luego pasaron al blues, Robert Crumb hizo uno ahí, y ahora se están abriendo a más cosas. A mi me pasaron una lista con varios y elegí a Johnny Cash. Luego continuar con NSLM, el nº12 estará ya a la venta, y con distintos encargos de ilustración, carteles, etc.

Si te diesen carta blanca para realizar un proyecto. ¿Qué te gustaría hacer?
Buena pregunta… Uhm… Pues mira, precisamente es un proyecto que se me ha olvidado mencionarte antes, que me han dado carta blanca, y lo voy a hacer. Se trata de una colección de libros alemana, en un formato pequeño, perteneciente a una especia de Círculo de Lectores alemán, en el que a varios autores nos han dado la posibilidad de elegir un texto e ilustrarlo todo lo que queramos. Yo he escogido un relato de Marco Denevi, un escrito argentino que murió hace un par de años, basado en el famoso grabado de Durero, El caballero, la muerte y el diablo, que va sobre la guerra. Concretamente sobre una guerra medieval, de esas en las que todos acababan destrozados a golpes, pero yo le daré el toque actual. Irakí, o lo que sea en el momento.

----
(*) Pedro Toro (Madrid, 1984) es impulsor y colaborador de iniciativas cinematográficas, musicales y comiqueras como UCMCOMIC, ALCINE o las Jornadas de Cómic de Ávila y medios como Hoy por Hoy Henares en la Cadena SER. Como humorista gráfico ha publicado en los diarios ECCUS, Generación XXI y Generación.net; fanzines como Cretino o Qué suerte, además de escribir, dibujar y editar cabeceras como Frenzy, Brain St. o Toronto, el fanzine tonto.

(**) José Luis Carrasco (Madrid, 1980) es guionista, dibujante y escritor. Es uno de los cofundadores de la editorial Pocas Páginas, con cinco cómics publicados. Ha participado en los fanzines Toronto, Qué Suerte y Cretino, en la revista DMusik y ha realizado ilustraciones para la banda Trisfe.

Entrevista realizada por Pedro Toro y José Luís Carrasco, cedida por ambos para su publicación en Guía del cómic. Página creada en abril de 2010.