comparte





explora

autores

entrevistas

contacta

e-mail

Twitter

Facebook

 

Entrevista a Manuel Bartual sobre '¡Escucha esto!'

Por Jose A. Serrano
 

Portada de '¡Escucha esto!'

La semana pasada se puso a la venta ¡Escucha esto! (Astiberri Ediciones), un libro que recopila el webcómic sobre el mundo de la música que Manuel Bartual ha realizado para la web de MTV España desde septiembre de 2007. Bartual (Valencia, 1979) inició esta serie musical pocos meses después de convertirse en autor fijo en El Jueves con la serie Sexorama, y se ha convertido en uno de los (todavía) escasos ejemplos de webcómics por encargo que se han producido en España. Con motivo de su publicación en papel hablamos con el autor sobre esta serie en particular y sobre webcómics en general.

Explícanos cómo te llegó el encargo de ¡Escucha esto!
El trabajo surgió porque en MTV conocían mi trabajo a raíz de las historietas que hice para el periódico del FIB en dos de sus ediciones. Luego también supieron que publicaba en El Jueves, y supongo que eso también ayudó, pero vaya, conocerme me conocieron por lo del Festival de Benicassim. Querían montar blogs para su web, ya que es una cosa supersencilla de montar técnicamente, fácil de actualizar y a poco que el autor tenga sus seguidores genera un tráfico recurrente, así que montaron varios: uno de moda, uno de sexo que llevaba Sandra Uve... vieron algún experimento de webcómic como el de Interneteo y aparatuquis de Mauro Entrialgo en la web de El País, así que decidieron montar una cosa parecida, pero sobre música. Me lo propusieron a mí y a más gente. Se presentaron en total unos diez proyectos, de los cuales escogieron el mío y dos más, que empezaron a publicarse al mismo tiempo.   

No sabía que había más webcómics en la web de MTV España…
Sí, había otros dos que empezaron a la par que yo pero que acabaron cerrando: Stonestar, que duró seis meses, y Trashmates, que estuvo publicándose durante un año y medio, hasta que la chica que lo hacía lo acabó dejando.

Con el libro ya en imprenta ha habido cambios de última hora y este primer recopilatorio marcará el final de una primera etapa en MTV. A partir de ahora la serie continuará en El Jueves.
Sí, así es. En MTV ha habido un recorte de presupuesto que ha afectado al destinado a los blogs, de modo que la última entrega del libro ha coincidido con la última entrega de la serie publicada en la web. Es una pena, porque el blog gozaba de buena salud y había llegado a tener picos de hasta 20.000 visitas en un solo día, pero vaya… lo bueno de esto es que desde El Jueves llevaban un tiempo tentándome para que aparte de Sexorama hiciera algo de música para la revista, de modo que hablé con Monteys y le propuse llevarme ¡Escucha esto! para allá. Todavía nos queda concretar el cómo y el cuándo, y si sólo se publicará en la revista o también tendrá su versión online, pero vaya, sea como sea acabará aterrizando en El Jueves.

     
El humor costumbrista sobre lo que rodea a los aficionados a la música en conciertos, festivales y vida diaria es la marca de la casa de ¡Escucha esto!.

¿Te planteas ¡Escucha esto! como una serie indefinida para continuarla “mientras el cuerpo aguante” o te has planteado cerrarla llegado a cierto punto?
Me gustaría continuar con ello al menos un par de años más, pero tampoco tengo en mente una fecha para darle punto final. Lo iré viendo sobre la marcha. Cuando ya estaba acercándose el momento de finalizar la etapa que conforma el libro, una de las cosas que me planteé fue cerrar la serie y empezar otro blog distinto, porque hace tiempo que tengo la idea de hacer uno sobre cine y televisión con este mismo formato. Lo estuve valorando, pero ¡Escucha esto! es una de las cosas con las que más cómodo me siento ahora mismo cuando me siento a dibujar y creo que todavía hay temas para rato.

A nivel personal también eres muy aficionado a la música, y vas bastante a conciertos y festivales. Supongo que muchas entregas están basadas en vivencias y reflexiones propias…
Sí, hay mucha autobiografía en la serie, gran parte de los chistes se me han ocurrido en algún concierto o festival, y luego están las entregas que surgen a partir de reflexiones concretas. La música ha sido desde siempre una de mis grandes aficiones, así que podríamos decir que todo el trabajo de documentación para ¡Escucha esto! comenzó a partir del momento en que compré mi primer disco o asistí a mi primer concierto. Por ponerte un ejemplo concreto, la entrega en la que aconsejo no saltar al público desde el escenario segundos antes de que el guitarrista pida palmas, está basada en algo que sucedió en el primer concierto al que fui. ¡Por suerte tan sólo fui espectador, y no protagonista de la anécdota!

El blog ha ido cambiando con el tiempo, y hay cierto tipo de chistes más vinculados a la actualidad informativa que los has dejado más de lado, salvo alguna entrega puntual.
Cuando empecé con ¡Escucha esto! me costó un poco pillarle el tono a la serie, y al haber ya blogs de noticias en MTV intenté tirar un poco por ahí, mezclando costumbrismo, las cosas que le pasan a la gente en un festival o un concierto, con noticia pura y dura, tipo "Britney Spears vuelve a los escenarios" o "tal grupo saca este disco”. El problema es que con este tipo de entregas no me acababa de sentir a gusto, lo de hacer chistes a partir de noticias concretas no es algo que me guste demasiado, y no terminaba de pillarle el punto. Hubo un momento que me replanteé el enfoque y decidí dejarme llevar para ver qué salía, y creo que fue cuando la serie empezó a funcionar. No se cómo lo verá ahora el que lea el libro del tirón, pero yo sí que noto una diferencia entre el primer tercio y el resto del libro, noto que me centro más en la actualidad pero de otra manera, no tanto en las noticias como en lo que está pasando en el mundo de la música.

Es una de las características de la serie, no dedicarse a parodiar a unos músicos en particular, sino hacer un humor costumbrista sobre lo que rodea al mundo de la música, las discográficas, los festivales, conciertos, aficionados, cómo internet está afectando a la música…
A mí una cosa que me interesa mucho son las nuevas tecnologías. Pienso que están cambiando nuestras vidas, y como aficionado a la música se juntan ambas cosas, porque internet está modificando la industria musical a una velocidad que a la gente que vive del modelo antiguo le tiene un poco desconcertada. A partir del momento en que me dejé llevar, al ser éste uno de los temas que más me interesan, es uno de los que más ha ido asomando por ¡Escucha esto!. Me gusta criticar y hacer humor acerca de lo que está sucediendo sin perder de vista lo que ha pasado antes, creo que es una buena manera de situarte en tu tiempo y de quitar un poco el tremendismo que cierta gente le da a según qué cosas. Hay quien dice que las descargas ilegales van a acabar con la música, pero si te das cuenta, en los ochenta dijeron lo mismo cuando apareció el cassette, y piensas, “bueno, ¿qué será lo siguiente que digan?”. Sí que pienso que vivimos en una época que va a ser un punto y aparte, una época que verdaderamente va a cambiar el mundo de la música, y me gusta estar ahí reflejándolo en¡Escucha esto!. Dentro de unos años, cuando alguien lea la serie, creo que se seguirá entendiendo y servirá un poco como de “cápsula del tiempo”, para ver qué es lo que estaba pasando en este momento. No tanto por las noticias tipo “fulanito saca este disco” o “mira lo que ha hecho tal grupo en este festival” sino por lo que está pasando en la industria, por los hábitos de consumo musical.

"Las nuevas tecnologías están cambiando nuestras vidas (…) estamos en una época que verdaderamente va a cambiar el mundo de la música, y me gusta estar ahí reflejándolo en ¡Escucha esto!"

Lo que tampoco te priva de hacer cosas puntuales como la entrega dedicada a la muerte de Michael Jackson.
Claro, hay cosas que tampoco puedes saltarte, porque impepinablemente tienen que salir. Tampoco es que me haya impuesto reglas, pero de algún modo sí que veo que hablar de músicos me interesa menos a no ser que sea algo de este calibre, o por ejemplo, cuando Radiohead deciden sacar ellos mismos su nuevo disco y colgarlo en su web, para que tú pagues lo que consideres adecuado por su descarga. También es algo que creo que hay que comentar.

¿El formato casi cuadrado de ¡Escucha esto! viene condicionado por MTV? Es muy similar al formato que usó Mauro Entrialgo en Interneteo y aparatuquis, pensado para verse bien en formato “blog tradicional” sin tener que ampliar la imagen.
Ellos querían un formato que se pudiera leer bien en pantalla, así que me dieron el ancho en pixels para la columna del contenido principal y a partir de ahí podía hacerlo todo lo alto que quisiera. ¡Escucha esto! empecé a dibujarlo pensando en editarlo más adelante en papel, así que ajusté la altura que me venía bien para poder reproducirlo luego en libro. De hecho en el intercambio de e-mails que tuvimos cuando presenté el proyecto ya procuré dejar claro que ellos podían hacer lo que quisieran con la serie en la web, pero que los derechos para la edición en papel me los reservaba yo.

También has publicado on-line una versión en inglés de algunas entregas, Listen Now!
Esto surge un poco porque en internet pasa como en tu vida: acabas yendo a los mismos bares, a los mismos cines, sales a pasear por el mismo barrio… terminas frecuentando los mismos sitios, vamos. En internet uno acaba moviéndose por las mismas páginas web, por los mismos foros y portales, y en el fondo es algo inmenso, que puede leer cualquiera y llegar a cualquier parte. Creo que a veces nos olvidamos un poco de esto, así que un día me dije, “estoy dibujando una serie para internet pero sólo la pueden leer aquellos que lean español”, de modo que busqué a alguien que tradujera las entregas al inglés para colgarlas en un blog aparte y llegar a más gente. No voy publicando las entregas en el mismo orden en que se publicaron originalmente, lo que voy haciendo es una selección, porque hay algunas que no serían trasladables.

Por ejemplo hay alguna con un chiste sobre Los Planetas, que no se hasta que punto serán conocidos en el mercado anglosajón…
Eso es, pero en total creo que, de todas las que he dibujado, tan sólo debe haber como tres o cuatro que por ser más “locales” no serían trasladables. Ese es otro de los motivos por el que hice la versión inglesa, porque me di cuenta que la serie la podía leer cualquiera, que es muy universal. Hay algunas entregas que han funcionado bastante bien y han acabado asomando por bastantes blogs extranjeros.

     
Aunque son una pequeña parte de la serie, ¡Escucha esto! también tiene algunas entregas dedicadas al "famoseo" del mundo de la música, a veces como una excusa para una reflexión genérica extrapolable a otros nombres propios (como las entregas dedicadas a Los Planetas o Scarlett Johansson, por ejemplo).

¿Has intentado “mover” la edición inglesa?
Hablé con MTV por si querían vender la serie a otras webs, por ejemplo directamente a webs de la propia MTV en otros países, pero creo que no llegaron a moverlo, nunca fue una prioridad para ellos. Otro de los motivos del cierre de los blogs españoles de MTV ha sido la homogeneización de contenidos por los que ahora mismo pasa la empresa: la idea es que cada una de las webs europeas sea prácticamente un calco del resto, y ahí esto de los blogs autóctonos no es algo que tenga mucha cabida. Tal vez ¡Escucha esto! podría haber seguido adelante si lo hubieran vendido fuera, si lo hubieran convertido en un contenido del resto de webs de MTV, aunque algo así seguramente se habría traducido en un control y una dirección de los temas y el tono de la serie con el que seguramente no me habría sentido cómodo. Una de las cosas buenas de este par de años ha sido que una vez aprobaron el proyecto he tenido vía libre por completo.
     Para la edición en papel los derechos son de Astiberri, y lo de moverlo fuera es algo que ya he hablado con ellos. Si hay un momento para venderlo a algún editor extranjero sería ahora, porque no es una cosa que vaya a “caducar” en el sentido de que dentro de un año o dos lo leas y no tenga ninguna gracia, pero sí que es verdad que estoy hablando de cosas muy actuales. Creo que podría funcionar fuera, y teniendo ya bastante material traducido al inglés, es tan sencillo como sacar varias copias de ello, meterlo en un sobre junto con una copia del libro en español y esperar respuesta. Ya veremos si hay suerte.

Después de tu experiencia con ¡Escucha Esto!, ¿cómo ves el formato webcómic, internet como soporte para historietas?
Yo lo veo bien, y a nivel de un autor que empiece ahora y quiera dar a conocer su trabajo, creo que es fenomenal. Desde mi experiencia con la autoedición en 7 Monos creo que con internet puedes dar a conocer tu trabajo publicando un webcómic con menos sufrimiento que publicando un fanzine. Antes con los fanzines te costaba horrores hacerte ver, y el tema de la distribución es un coñazo. Por otra parte está lo del contacto directo con el lector, que asusta y mola a partes iguales (risas).
     A nivel profesional pienso que las empresas se van abriendo poco a poco a esto. Boogie Knights fue algo hecho un poco por amor al arte, por pasárnoslo bien y porque fuera un reclamo para que la gente visitase la web de 7 Monos, pero ¡Escucha esto! es un encargo profesional que he cobrado mes a mes. Creo que esto es algo que poco a poco puede empezar a darse más, y hay gente que todavía no termina de darse cuenta que es una salida interesante para desarrollar cómics.  

"Para un autor que empiece ahora y quiera dar a conocer su trabajo, creo que el formato webcómic es fenomenal"

Hablando hace unos meses con Monteys durante una entrevista para El Manglar, él apuntaba que la mayoría de webcómics que hay ahora no aprovechan el soporte tanto como se podría, que no es una historieta que sólo podría formar en internet, sino una traslación a internet de lo mismo que podrías hacer en papel y en ocasiones pensando incluso en la posterior recopilación en papel.
En el fondo la mayoría de webcómics, el mío incluído, son una traslación de lo que sería un cómic en papel a soporte digital, y es cierto que las posibilidades del formato, del scroll por ejemplo, están muy desaprovechadas. Hace unos años llegé a un webcómic que sí estaba pensado exclusivamente para internet y era muy interesante, un cómic mudo donde sí se jugaba mucho con el scroll, con el tamaño de la pantalla, pero he visto pocos. Cuando Scott McCloud hizo un cómic de Zot! para su web sí tenía cosas curiosas, recuerdo una página donde había una explosión y el personaje caía hacia abajo, y la caída la ibas accionando tú bajando la página con el scroll. Este tipo de cosas sí son interesantes. También hay un factor económico, y es que yo creo de algún modo la gente que estamos haciendo webcómics también tenenemos en mente que esto puede acabar en papel.
 
Básicamente porque la edición en papel posterior es una posible fuente de ingresos para el autor.
Exacto. Dejando aparte que yo soy un fetichista del papel, y que me gusta tener todo el material que dibujo recopilado en libro, porque le das otro sentido a la obra y la acotas en cierto modo, está el tema de que amortizas mejor tu trabajo. En el caso de un webcómic profesional como el mío ya has cobrado mensualmente, pero luego vas a volver a cobrar por la edición en papel. Y a los que han seguido la serie en su formato original tal vez les guste tenerla también recopilada en libro.  Eso es un factor, pero tambíen está el tema de darlo a conocer a más gente, que descubran la serie por la edición en libro.

¿Crees que sacar la versión en papel ayudará a la versión en internet?
Sí, pienso que ahora va a tener más exposición todavía. Es bastante sorprendente, pero te pasas dos años haciendo un cómic en internet que puede leer todo el mundo gratis, y hay muchísima gente que no lo conoce. Me he encontrado durante todo este tiempo con mucha gente que sabía que estaba publicando Sexorama en El Jueves, que había leído páginas, pero no conocía que estaba haciendo ¡Escucha esto! en internet a pesar de que lo puede ver cualquiera. Creo que hay mucha gente que realmente va a descubrir que estaba dibujando un blog ahora, cuando salga la versión impresa, y como la idea es seguir adelante con la serie, que no termine allí donde termina el libro, seguramente ayudará a tener más lectores. 

"Hay mucha gente que realmente va a descubrir que estaba dibujando un blog ahora, cuando salga la versión impresa"

También hay gente que hasta que no lo ve en papel, no le da la misma consideración a la obra.
Yo creo que venimos de una tradición en la que al papel se le ha dado mucha importancia y la va a seguir teniendo bastante tiempo, aunque ya empiezan a asomar inventos como el Kindle de Amazon que pueden cambiar la situación. Sigo webcómics en internet y me encanta verlos así porque es el formato para el que están concebidos, pero mi trabajo en concreto, por ejemplo, sí que es verdad que no es lo mismo cuando lo veo en pantalla que cuando lo veo impreso. Es un matiz un poco raro, pero de repente hay algo que cambia, es una cosa curiosa. Pienso que con la recopilación también le das otro sentido a la obra, ya no es la entrega semanal, sino que lo tienes todo junto, y si estás tan enfermo como yo, que desde que dibujas la primera entrega ya estás pensando cómo va a quedar una vez se recopile junto con las demás, puedes incluir detalles añadidos, como concebir dos entregas para verse en una futura doble página, como he hecho tanto en ¡Escucha esto! como en Sexorama, y la percepción es diferente.
     Aunque también estaría bien hacer cómics para internet que sólo pudieran aparecer ahí, jugar con las diferencias entre la pantalla y el papel. A mí me parece que los experimentos con webcómics que se han visto hasta ahora, como lo que comentábamos de Scott McCloud, son ejemplos muy básicos de lo que se puede hacer. Hay todavía mucha tela por cortar y mucho por explorar.

Entrevista realizada por Jose A. Serrano. Entrevista conducida por teléfono el 30 de julio de 2009, con un pequeño añadido por e-mail en septiembre de 2009. Documento creado en septiembre de 2009. Las 8 entregas de la serie han sido seleccionadas por Bartual y facilitadas para Guía del Cómic.