comparte





explora

autores

entrevistas

contacta

e-mail

Twitter

Facebook

 

Entrevista a Kike Benlloch y Jose Domingo

Por Jose A. Serrano

 

Portada de Cuimhne: el fuego distante (Dolmen)

El próximo viernes 28 de noviembre se pone a la venta Cuimhne: el fuego distante (Dolmen Editorial) un cómic de fantasía realizado por Kike Benlloch y Jose Domingo, dos de los miembros del colectivo Polaqia formado por autores afincados en Galicia. Benlloch (La Coruña, 1974) es un veterano guionista con seis monotrafías a sus espaldas (entre las que destaca Freda, con dibujo de Alberto Vázquez) además de una larga lista de historietas cortas en múltiples cabeceras. Por su parte, Domingo (Zaragoza, 1982) había llamado la atención de más de uno con historietas cortas en la revista-antología Barsowia, y firma aquí su primera obra larga como dibujante. Nos pusimos en contacto con ambos para que nos presentaran Cuimhne, y a continuación tenéis el resultado.

¿Cómo presentaríais el argumento y tema del cómic?

[Kike] Cuimhne es la historia de una mujer muy valiente y muy humana en una época en que la piedad es una virtud escasa. La vamos a ver en distintos roles (maestra, druída, jueza, guerrera) y en circunstancias muy distintas, en las que ella tendrá que buscar un equilibrio entre lo que la realidad impone y sus principios éticos: Ese dicho de "dame la fuerza para combatir las cosas que puedo cambiar, la paciencia para aceptar las que no puedo cambiar y la sabiduría para diferenciarlas". Es un cómic perfectamente catalogable como fantasía heróica porque literalmente tiene fantasía y una heroína singular, pero creemos que puede apelar tanto a los aficionados al propio género como a los lectores más alejados del mismo. Al menos el reto es ese, hacer una historia que contando con ciertos cánones, vaya más allá y llegue realmente a cualquier lector. Hemos intentado ofrecer riqueza en las caracterizaciones, secundarios con enjundia y motivaciones que excedan lo maniqueo. Y todo ello aportando la máxima riqueza visual posible.

[Jose] Como dice Kike, Cuimhne es una mujer fuerte enfrentada a un mundo difícil, pero no es Red Sonja, no es una amazona de la espada. Su fuerza proviene de su serenidad, de la firmeza de sus convicciones. Si tiene que luchar (y a lo largo del tebeo tendrá que hacerlo), lo hace y mejor que nadie, pero nunca es su primera opción. Pienso que los lectores encontrarán en ella a un personaje carismático, a partir de ahí, contamos su historia presente, en la que se entretejen constantemente su pasado y su futuro. Creo que gran parte del atractivo del cómic es preguntarse porqué Cuimhne se mantiene firme, tomando la vía que le dictan sus convicciones, aunque sea la de la soledad, y si será capaz de seguir haciéndolo.
     El tebeo se enmarca en un mundo de "fantasía", pero cogiendo un poco con pinzas el término en relación a como se suele entender. Es un mundo inventado en el que hay elementos fantásticos, pero nunca este mundo es excusa para mostrar cosas inverosímiles o rizar el rizo en apariciones fantásticas gratuitas. En todo momento la historia es el eje central, sin desviarnos de ella, y los elementos fantásticos que aparecen lo hacen de manera que parecen normales, siempre jugando un papel dentro del hilo de la narración. La libertad creativa que aporta el género de la fantasía viene a enriquecer la historia, no a predominar sobre ella, y creo que el personaje de Cuimhne es el punto de equilibrio. Realmente estamos fascinados con nuestra protagonista.

¿En qué referencias se mueve a nivel de ambientación y diseño de personajes? Por los diseños que se han podido ver me da la impresión de moverse en referencias más "orientales" que en la mayoría de cómics de fantasía al uso, no se si voy desencaminado.

[Kike] Si hago recuento mental, y seguro que me dejo alguna en el tintero, tiene referencias viquingas, célticas, japonesas, chinas, grecorromanas e indias. Ejemplos respectivamente de esas componentes: Casas rurales, todos los nombres propios, ropas y armas, ropas y la capital, edificios imperiales, monjes. En mayor medida el mérito de esa mezcla prodigiosa es de Jose Domingo, porque ha sumado todos esos elementos en un resultado totalmente armónico y consistente. Ver para creer.

[Jose] Me documenté mucho con las referencias que comenta Kike, buscando pueblos antiguos con mucha personalidad, pero más bien buscando de dónde provenía ésta que lo llamativos que pudieran ser sus atuendos o sus armas. Creo que por eso semejante mezcolanza funciona bien, porque hay elementos de todas ellas, predominando Japón y la Europa nórdica de la alta Edad Media, que a nivel estético son las que más me atraían, esas construcciones de madera, ropas amplias... Luego traté de amalgamar todas esas referencias que me llamaban la atención atendiendo siempre al tono de la historia, tratar de crear una atmósfera propia, para lo que tuve la suerte de que Kike piensa mucho en el trasfondo de lo que aparece en sus historias, con mucha lógica. Creo que ambienta mejor y da más coherencia crear las cosas normales y corrientes de ese mundo que las cosas más llamativas. Luego aquí y allá das alguna pincelada de algo más extravagante para barnizar.

¿Cómo surgió el proyecto y la colaboración entre ambos?

[Kike] El libro Cuimhne: el fuego distante se compone de dos capítulos. El gérmen del primero es algo en lo que yo llevaba años trabajando, haciendo pruebas con dibujantes, etcétera. Me encontraba con una paradoja, que era que yo quería contar esa historia pero al mismo tiempo sabía que era el segundo capítulo en el que me hacía más ilusión soltarme la correa. El primer capítulo cuenta una historia y establece un status quo que contrasta con el segundo, porque pasa una década entre uno y otro. Siempre supe lo que ocurría en la segunda parte, siempre quise contarlo pero no creí tener la posibilidad, al menos tan pronto. David Rubín me dijo que en su empresa trabajaba en diseño de arte un dibujante que prometía, y gracias a él conocí a Jose. Comenzamos a trabajar y al año acabamos el primer capítulo. Había sido un trabajo ingente, pero no estaba claro lo que iba a pasar con el proyecto. Entonces pedí consejo a Jorge Iván Argiz, con el que tengo contacto desde que hacíamos fanzines hace yo que sé, más de quince años, y Jorge nos dijo que lo que teníamos entre manos podría encajar en su linea editorial pero que necesitaba una extensión mayor. La oportunidad que la linea Siurell de Dolmen nos brindó fue perfecta porque nos permitió llegar a lo que yo quería llegar: a Cuimhne acercándose a la treintena con su vida sacudida por una buena tormenta.

[Jose] Poco más que añadir en este punto. Cuando gracias a David nos conocimos yo estaba aún más en pañales que ahora y lo que más me convenció fue ver que Kike tenía el proyecto en la cabeza desde hacía mucho tiempo e iba muy en serio a por él. Eso unido a una historia atractiva con un personaje muy sólido. Así que echamos a rodar la bola de nieve.

¿Algo más que querríais comentar para presentar el cómic a un hipotético lector al que le pueda llamar la atención?

[Kike] Bueno, comentar eso, que nos hemos volcado con Cuimhne, sin reservas. Han sido tres años de trabajo a destajo, ha habido momentos muy duros, Jose lo sabe bien. Lo que pasa es que creíamos que valía la pena, que este proyecto era especial. Y creo que Jose como dibujante ha alcanzado un nivel simplemente apabullante, aparte de ser alguien con quien es muy fácil trabajar porque al tiempo que aporta ideas o detalles que enriquecen el guión, toma en consideración lo que tú le puedas decir de cara a mejorar el aspecto visual. Es un honor haber formado equipo con él en su debut en la narración larga y creo que los lectores van a tener uno de esos momentos de "descubrimiento" con su trabajo.

[Jose] Hay mucho esfuerzo, mucho de nosotros en él. Por eso creo que, además de los aspectos fundamentales de todo cómic, la historia, la narración y el dibujo, en Cuimhne los lectores podrán apreciar además un crecimiento, un desarrollo de músculo tebeístico... El hecho de que en todo momento hayamos trabajado de manera entrelazada, aportando uno al trabajo del otro, hace que el tebeo tenga frescura y viveza. Tanto los personajes y la historia, que van adquiriendo cada vez más consistencia y vida propia, como el dibujo y la narración. Para mí ha sido un aprendizaje constante en todos y cada uno de los requerimientos que el medio hace a un dibujante, y se deja entrever de principio a fin. Es un tebeo vivo, puedes ir viendo como va apuntalándose a través de las páginas.

Y para acabar, una para Kike. Algo que a mi personalmente me ha llamado la atención es que sea un cómic de fantasía, un género que no asociaba contigo por tu obra anterior: ¿te apetecía cambiar de registro?

[Kike] A mí como lector me gustan los cómics, en general. De entrada me da igual que sea un tebeo de superhéroes, romántico, cotidiano o de misterio, busco títulos que cuenten una historia, que me gusten y me transmitan algo. En su momento me impactaron igual Tintín, La Patrulla-X o no sé, Big Man o Firmado Mister Foo. Así que no tengo prejuicios en cuanto a géneros. También entiendo que haya quien se encuentre más cómodo haciendo determinado tipo concreto de tebeos incluso aunque le guste leer de todo, pero no es mi caso: me gusta leer de todo y me gusta escribir en distintas claves. Cuimhne la veo como una parte imprescindible de mi trabajo: Si no puede faltar Rara Avis, tampoco Cuimhne, porque a pesar de que esta venga con las "herramientas" de la espada y fantasía, habla de cosas que me importan igualmente, y está escrito con la misma pasión y dedicación.
     Quizás con respecto a los títulos anteriores presenta una figura novedosa, que es la figura heróica. Por ejemplo Jim Montenegro de Pinche Mundo es un antihéroe, un hombre enfrentado a la imposibilidad de la redención, que le hace sombra desde arriba ahí como un imperativo titánico, y Rulmarus de Dámsmitt es un hombre honesto, que defiende la ética en un medio a veces hostil o corrupto. Ambos luchan contra algo mayor. Pero Cuimhne en particular es una guerrera que se enfrenta con las armas -y las palabras- a enemigos violentos que a priori la superan, así que de entrada parece responder a un arquetipo más genérico. Tal vez por eso destaque en la galería. De todas formas, con cada tebeo he intentado explorar un nuevo territorio y en la medida en la que pueda, me voy a dejar llevar. No me importa si ese viaje me va a llevar a mezclar género negro y surrealismo como en Pinche Mundo, costumbrismo e historia reciente como en Freda, o espada, política y religión como en Cuimhne. En última instancia, lo único que importa es intentar hacer el mejor trabajo posible.

---
Cuimhne: el fuego distante (Dolmen Editorial) es una novela gráfica de 128 pgs en blanco y negro con un precio de 15 € de la que se puede ver una extensa muestra gráfica (páginas, diseños e ilustraciones promocionales) en los blogs de su editor o del dibujante. Sus autores comienzan también hoy una serie de cinco presentaciones del cómic en diferentes librerías de Galicia.

Entrevista realizada por Jose A. Serrano para Guía del Cómic. Publicada originalmente el 21 de noviembre de 2008 en el blog, recolocada en julio de 2009 a este documento.