comparte





explora

autores

entrevistas

contacta

e-mail

Twitter

Facebook

 

Entrevista a Enrique Lorenzo

Por Jose A. Serrano (*)

 

Portada de 'Lazarillo de Tormes' (SM)

Enrique Lorenzo es el autor del cómic Lazarillo de tormes que forma parte de los títulos de lanzamiento de la colección de adaptaciones a la historieta de clásicos de la literatura y el teatro de SM que se presentó en el blog de Guía del Cómic hace unos días. Su colaboración en el álbum colectivo Diez dedos (Dibbuks, 2006) con una curiosa historieta muda ya nos llamó la atención, así que para conocerle un poco más, cómo surgió y cómo se ha enfrentado a este encargo, nos hemos puesto en contacto con él.

Para muchos lectores este seguramente será tu primer cómic que conocen, aunque en realidad tenías algún trabajo ya publicado. Para ponernos en situación, ¿podrías háblanos un poco de ti y de tu obra dentro de la historieta?
A modo de breve biografía (mi biografía no puede ser otra cosa que breve) te diré que nací en Santa Cruz de Tenerife en 1980, que de crío quería ser dentista o escritor y que terminé estudiando Bellas Artes a medio camino entre la Universidad de La Laguna y la Complutense de Madrid. Ahora tengo la suerte de sacar parte de mis ingresos del cómic, cosa que hasta hace poco creí que sería imposible. 
     He publicado muy pocas cosas de cómic. La primera historieta que logré terminar en mi vida fue el pequeño capítulo mío que hay en Diez dedos. Antes de eso sólo había hecho toneladas de "primeras páginas" de historias que no sabía como terminar. Después de eso hice una cosita de una página para el fanzine Lunático y Lazarillo de Tormes. Ahora estoy haciendo una adaptación de El médico a palos de Molière también para SM, que saldrá el año que viene. 
     En realidad hay otro curro en medio, un cómic sobre un equipo de fútbol. Se llama ¡Ole mi Sevilla!, y está editado por Almuzara. Lo hice con Daniel Seijas, Christian Suárez y Alfonso Salazar en Lévalo Studio, sobre un guión de Luis Felipe Campuzano, el verano del 2007. Yo lo veo más como un curro de publicidad, que como un cómic propiamente dicho, tanto por el tema como por (y sobre todo por) el método de trabajo que seguimos. No estoy muy satisfecho con cómo hice mi parte... pero bueno, ahí está.

¿Qué autores consideras que han influído en tu trabajo?
Me suele gustar mucho cómo dibujan los autores que prestan mucha atención al lenguaje corporal, como Blain, Blutch, Peeters, Gipi... Casi todas mis influencias son de hace quince minutos, como quien dice. Además, todos éstos son autores que se atreven a arriesgar mucho más de lo que yo me atrevo y les admiro por ello, claro.

   
Tres páginas de Lazarillo de Tormes. Clic en las imágenes para ampliar.

¿Como surgió el encargo de Lazarillo de Tormes? ¿Te ofrecieron directamente adaptar esta obra en concreto o escogiste tu el título entre varias opciones? De los lanzamientos iniciales de la colección, eres el único historietista junto a Miguel Porto que se encarga él mismo de adaptación del texto (el resto trabajan con un guionista que se ha encargado del proceso de adaptación del texto), por lo que no se si es una obra por la que tenías especial interés…
Hablando concretamente del Lazarillo primero te diré que este proyecto tiene un punto especial porque los demás dibujantes de los otros tebeos son o bien amigos o bien dibujantes a los que admiro, con lo que comprenderás que me encante estar en la misma colección que ellos. Dicho esto te cuento: el encargo me llegó porque Javier Olivares recomendó a SM unos cuantos autores jóvenes. Entre ellos estaba un servidor. Paso 1: Saltar de alegría pensando que iba poder dedicar unos mesecillos más sólo a hacer cómic sin coger otros curros menos apetecibles. Paso 2: Elegir el cómic que iba a dibujar. Me ofrecieron la lista de títulos que pensaban realizar en cómic. Recuerdo que La Odisea hubiese sido probablemente mi elección si no hubiese estado pillada ya por Jorge González (después de ver las páginas que ha dibujado, el mundo sabrá agradecer que se me haya adelantado). Me quedé con el Lazarillo como plan B porque ya puestos me parecía que la extensión me lo iba a poner un poco más fácil (no me quiero imaginar lo que debe ser meter Tirante el Blanco o la propia Odisea en treinta páginas) y porque como a muchos, me parece una historia muy divertida.
     También me dieron la libertad de hacer yo mismo el guión o de colaborar con un guionista, cosa que me sorprendió muchísimo. En SM podrían haber visto algún dibujo mío por la red, y en ese sentido sabían más o menos por dónde iban los tiros. Pero considero muy arriesgado que me concediesen el placer de hacer yo mismo la adaptación cuando lo único que había publicado mío en ese momento eran ocho páginas un poco fanzineras en Diez dedos. Bueno, quise hacerlo yo todo porque de esa manera me pagaban casi el doble y también porque tenía el miedo de encontrarme con un guión que se apoyase demasiado en la palabra en lugar de la acción. Me apetecía liarme la manta a la cabeza y ponerme a ello por mi cuenta y riesgo. Vamos, que no me apetecía compartir.

¿Te has fijado en otras adaptaciones al afrontar el cómic? Creo que hay al menos una adaptación cinematográfica de los años 50… 
Antes de ponerme a ello vi la peli que comentas y también una más reciente de Fernando Fernán Gómez. Las dos son excelentes y las usé como referencia para adaptar el problema de a quién y por qué está contando Lázaro toda la historia. En el libro Lázaro escribe una carta, pero para el cómic pensé que sería más atractivo visualmente si ese hecho de contar se hallaba dramatizado.

Veo que ha optado (creo que con buen ojo) por adaptar solamente una parte del libro, centrándote en algunos de sus "amos", en vez de intentar condensar la obra entera y que quede todo demasiado denso… 
Lo de eliminar los episodios finales y centrarme en los tres del tebeo se debe principalmente al espacio disponible, claro. Aunque también para disimular el hecho de que en el libro los primeros episodios están mucho más desarrollados que los últimos, que apenas ocupan unas páginas. Con la mirada actual, acostumbrados como estamos a otra estructura, nos parece un poco extraña esa precipitación final. Un poco para disculparme por haber recortado la historia, le echo la culpa al funcionario que no permite a Lázaro acabar su discurso, y dejo que Lázaro al menos mencione de pasada las aventuras que quedan fuera.

----
Lazarillo de Tormes de Enrique Lorenzo (SM) se puso a la venta hace unas semanas en librerías generalistas, y mañana se encontrará también en librerías especializadas en cómic vía SD Distribuciones. Para conocer más sobre el autor, se puede visitar su web y su blog.

Texto de Jose A. Serrano. Entrevista publicada originalmente el 4 de diciembre de 2008 aquí.