comparte





explora

autores

entrevistas

contacta

e-mail

Twitter

Facebook

 

Entrevista a Carlos Javier Olivares

Por David Muñoz.

 

Portada de 'Desafío: School Fighter' #1 (Planeta-DeAgostini)

A sus 20 años, el dibujante madrileño Carlos Javier Ollvares ya ha dibujado más páginas de historieta que muchos de sus colegas más veteranos. Gracias a su espectacular trabajo en la miniserie Boum! (Camaleón ediciones) y a las tres miniseries publicadas hasta ahora de Desafío (Laberinto), Ollvares se ha convertido en uno de los autores preferidos por la joven generación de lectores que se enganchó a esto de los tebeos durante la explosión del manga. Ahora, mientras sueña con saltar al mercado americano, Carlos Javier prepara un nuevo proyecto para Dude y una nueva entrega de Desafío.

Empezaste a publicar con sólo diecisiete años, después de ganar un premio en el concurso de comic "Dragon Ball" de la revista de videojuegos Hobby Consolas. ¿Tenías claro ya entonces que lo tuyo eran los tebeos?
Yo siempre había leído muchos comics, sobre todo cosas europeas, como los álbumes de Spirou de Franquin. También me gustaba Moebius, y los americanos estilo Arthur Adams. Pero en aquella época empezó el boom del manga y pensé que era un buen momento para hacer algo en ese estilo. Me gustaban y me gustan Masakazu Katsura, Toriyama, Shirow, Otomo, los grandes del manga. Pero yo ya llevaba mucho tiempo dibujando tebeos. Desde los doce años yo quería ya publicar, y me decía mi padre: "A dónde vas, tío loco" (risas). Hacía parodias de Spiderman, por ejemplo.

Eras completamente autodidacta.
Sí, no estudié dibujo ni nada así.

Luego ganaste el primer concurso de Manga de Norma Editorial y la historieta que hiciste salió publicada en la revista Cimoc.
Sí, eso me fue animando cada vez más. Poco a poco me fui metiendo cada vez más en el mundillo. Me acuerdo de que al primer salón que fui me llevaron mis padres. Fui un par de tardes y me dediqué a conocer a gente, a ver qué podía hacer, pero tampoco volví con nada claro.

Y así llegaste a dibujar la miniserie Boum! para Camaleón.
Antes había hecho para ellos una historieta corta, que era un parodia de Street Fighter y se llamaba Estress Fighter. Salió en el único número que se publicó de la revista Ryu. Ahora esas historias del principio no me gustan nada. He evolucionado mucho y prefiero no mirar atrás, pensar siempre en lo que va a venir. Entre medias de esa historia y el Boum! había hecho una historieta corta para el Especial Forum Salón del Comic de autores españoles. Me acuerdo que me llamaron por teléfono y me pidieron que hiciera una historieta de ocho páginas en dos días. Me mandaron el guión medio abocetado por fax y me puse a dibujar. Fueron las primeras dos noches que me pasé sin dormir. Hice el lápiz en una noche y la tinta en otra. Ahí fue cuando empezaron a ver mis cosas en Planeta.

Boum! fue una serie de cuatro números que tardó mucho en terminar de salir, casi dos años.
Yo entregaba siempre bien. Nunca he tenido problemas en ese sentido con ninguna editorial. Pero en Camaleón nunca potenciaron la serie. Fue un poco raro todo. De todos modos siempre que voy al Salón del Cómic la gente me pide que vuelva a hacer Boum!. Supongo que sería porque los personajes caían bien y porque era una historia ambientada en un instituto hoy en día. Pensé en alargar la miniserie, pero me acabé cansando de los temas editoriales y preferí empezar otro proyecto.

El nuevo proyecto fue Desafío, para Laberinto, con Roke González de guionista. ¿Le conocías ya u os emparejó el editor de la línea, Toni Guiral?
Sí, fue una de esas parejas (risas). Me pasaron el guión para que lo pensara y recuerdo que al volver iba leyéndolo en el avión y decidí que iba a hacerlo. Con Roke me llevo muy bien. Nunca discutimos. Él siempre me dice que saque más culos y más tetas pero nada (risas). Las críticas de Desafío siempre se cepillan a Roke, pero a mí me gusta.

Luego te fuiste a hacer la mili nada menos que a la Legión. Justo cuando más trabajo tenías.
Yo había pedido para Madrid pero me mandaron a Melilla. Aunque a la Legión me fui luego voluntario ya que estaba por allí. Me mandaron a la compañía más cañera. Yo allí dibujaba. Me llevé el guión de Roke de Desafío II y cuando tenía guardia, las imaginarias, me sentaba y sacaba las páginas para dibujar. Mi teniente flipaba. Fue una experiencia dura pero la legión tampoco es para tanto. No hay asesinos ni gente de ésa (risas). Sali como legionario distinguido.

¿Qué tal la segunda serie de Desafío? ¿Te gustó el resultado?
Desafío II era mucho más "light". A mi me gusta más la primera serie. Y sobre todo la tercera, Desafío: School Fighter, que es la que está saliendo ahora. El número uno salió en el salón del Cómic de Barcelona y tuve que hacerlo muy rápido. El único problemilla de Planeta es que el proceso de aprobación de los guiones es muy lento y no me dijeron que me pusiera a dibujar hasta casi un mes antes de la fecha de entrega. Aunque seguro que la cuarta serie, si la hacemos, será mucho mejor.

¿Por qué "si la hacemos"?
Es que estoy pensando en hacer otra cosa distinta. Me gusta cambiar. De todos modos en Planeta me han dicho que pase lo que pase quieren trabajar conmigo.

¿Nunca has trabajado con un entintador?
No, no me gustan que me toquen mucho mis dibujos. Me gusta hacer las cosas yo y entintar a mi estilo con plumilla. Además, hago unos lápices muy acabados.

¿Y qué proyectos tienes ahora entre manos?
A lo mejor hago algo con Cels Piñol para el Fanhunter. Y 40.000 Megatones, que es para Dude. No tiene fecha de salida. Lo único que he hecho de momento es una portadilla. Tengo pensado el guión pero nada más. Sucede en la actualidad y hay superhéroes, casi una especie de dioses, pero me gustaría meter algo de fantasía, utilizando historias mitológicas clásicas trasladadas a otros ambientes. No sé cuántos números serán.

¿Y en Planeta no les molesta que hagas cosas para otras editoriales?
No, mientras no me prodigue mucho y cumpla con ellos no pasa nada.

¿También has preparado páginas de prueba para Marvel, no?
Sí, he dibujado algo de X-Men, Spiderman ... A DC también he mandado cosas y a lo mejor sale algo.

El trabajo de gente como Joe Madureira en cierta manera te ha allanado el camino. Me decías antes de empezar la entrevista que te había gustado mucho su serie nueva, Battle Chasers, y que también te gustaban dibujantes en ese estilo como Roger Cruz o Jeff Matsuda.
Sí, bueno, no tiene nada que ver, pero me gusta también mucho Pacheco. De lo de Marvel me está moviendo cosas Eduardo Alpuente, que es un entintador muy bueno y ha hecho cosas para Image y Dude. Igual que te decía antes que no me gusta que me entinten, si sale algo para fuera lo mismo lo hago con Eduardo. También tengo algún proyecto de animación, pero de momento no puedo decir nada más.

Texto de David Muñoz, cedido para Guía del cómic. Publicado originalmente en Slumberland #36 (Camaleón Ediciones, septiembre de 1998). Página creada en marzo de 2010.