comparte





explora

autores

entrevistas

contacta

e-mail

Twitter

Facebook

 

Entrevista a Sandra Uve

Por Borja Crespo (*)

Sandra Valencia (Barcelona, 1972), alias Sandra Uve, ejerce de reportera dicharachera en Cuatrosfera, programa televisivo cajón de sastre que pretende reflejar los más in del momento, por no decir lo más freak. Algunos le reconocen por la calle, y otros ya le señalaban antes, gracias al inevitable revuelo mediático provocado por su faceta de directora de cine pornográfico. Pero lo que de verdad le ponen son los tebeos. Tras “621 Km” (Ediciones Doble Dosis), una recopilación de historietas aparecidas en fanzines como “Tos”, “Como vacas mirando al tren”, “Idiota y diminuto” o “Monográfico”, estos días irrumpe con fuerza en nuestro mercado “Los juncos” (Astiberri), una obra autobiográfica donde la autora se desnuda ante el lector, sin ruborizarse, plasmando en viñetas, con su peculiar estilo intimista, tanto las alegrías como las miserias de su existencia.

El texto de la contraportada del cómic te define como una niña grande...
Sí. Vivo en un mundo lleno de generaciones donde los niños son Peter Pan y las niñas Wendy. Aunque, pensándolo bien, Wendy era remilgada, frígida y conservadora, mejor Campanilla. Crecemos, trabajamos… pero seguimos luchando contra nosotros mismos para no recibir demasiadas tortas, ni pervertir nuestro espacio de libertad e individualidad. Para mi que la vida es como “Humor Amarillo”. Nos sometemos a distintas pruebas mientras nos tiran balozanos a la cabeza. Eso sí. Nosotros riéndonos y pasándolo bomba, sin abandonar jamás el juego, que es lo que mola.

Es una obra autobiográfica confesa. ¿Eres exhibicionista?
No, en realidad es una exposición de los hechos. Un retrato de mi vida y mis relaciones amorosas. Un diario de una chica. No disfruto de la exhibición, no me excito con ella. Pero publicar este diario formateado en cómic, me ha servido para exorcizar muchas historias que necesitaban salir de dentro.

Básicamente las relaciones sentimentales vertebran la historia.
Si. Faltan 3/4 de mi vida. Como los amigos, por ejemplo. Si me metía en el terreno anecdótico amiguetil, me hubiera dispersado demasiado. Tenía claro que quería hacer una historia de amor. Una vida de amores.

El epílogo es demoledor.
A mi me mata por dentro. Es visceral porque lo hice en el momento exacto en que sucedieron los hechos. Lloraba a mares mientras lo dibujaba. Cuando terminas algo así, viene la calma: el encontrarte otra vez. Hay un momento de lucidez en el que te das cuenta de que de esa individualidad a la que has llegado, producida por la circunstancia, perdurará para siempre. Ese momento es muy bueno.

¿El arte como ejercicio de catarsis?
Por supuesto. Los artistas tienen, tenemos, una licencia fabulosa. Nos permite exteriorizar neuras, fobias, euforias y placeres… Es fantástico.

Algún ex-novio igual se te mosquea...
Mosquearse con una obra así, es no reconocer todo lo que ha habido y, desde luego, no saber leer entre líneas y viñetas. Mis ex-novios son tíos muy listos. No creo que les dé ninguna pataleta.

¿Cómo haces para compaginar un tebeo tan íntimo con el cine X?
Creo que consiste en observar. El cine porno es un continuo ejercicio de voyeurismo, y Los juncos es una ecografía hecha a lápiz. Mirar fuera o mirar dentro. Cualquier expresión creativa se puede compaginar. Hace poco me dijo un amigo que lo bueno era ir más allá, e intentar acoplar medios de expresión… y estoy en ello.

El prólogo es de Santiago Segura. Algunos pensarán que no le pega leer un tebeo así.
Tenía un montón de nombres a los que quería pedirle el prólogo: Julio Medem, Isabel Coixet… Pero me parecía que iba a caer en la trampa de la  hipersensiblería. Quizás para otra ocasión, porque me gustan una barbaridad sus trabajos y cómo escriben. Santiago era inesperado como prologuista. Es un monstruo mediático y detrás de eso siempre hay algo que huele a nube de azúcar…

¿Te gusta lo que hace?
Sí, transmite al público algo que muy pocos realizadores consiguen: tener las ideas claras. Me gusta su estilo reiterativo de promoción. Es muy inteligente, porque conoce el funcionamiento de los medios de comunicación con el público.

¿Cómo has ido el proceso de trabajo de "Los Juncos"?
Ha sido como un campeonato de Formula 1. Tienes una serie de estrategias que hay que cambiar. Cosas inesperadas, en este caso recuerdos y sentimientos que afloran, que te permiten alterar el proceso. Es lento al principio y se acelera después. Y hasta el último momento, no sabes como acabará tu propia carrera. No sabía si podría contar más de 5 páginas. Pero luego fue muy interesante. Recordé muchas cosas y me gustaba dibujarlas. Me encantó dibujar a Rubén, uno de mis ex, y recuperar bocetos y apuntes al natural que hice en lugares que vistamos como Sitges y en París…

¿Tienes claro a qué tipo de gente le cautivará más?
A la gente sensible. A la que ha enamorado alguna vez, que no son pocas en este mundo. A las que han dejado a alguien por el camino. A los abandonados y a los inabandonables. Parezco un anuncio de Coca Cola. Es que estamos hablando de amor, que es algo universal.

Seguro que lo presentarás en próximas citas comiqueras...
Sí, estaré en el Salón del Cómic de Getxo y en los que vengan después. Se presenta en Madrid el 25 de noviembre en la Fnac de Callao, en Barcelona el día 22 de noviembre en la Sala Sidecar y en Valencia en Futuruma. A firmar y a dibujar con amigos dibujantes… ¡qué es fabuloso!

¿Qué te aporta tu faceta televisiva como presentadora?
Promoción en el cómic. Pagar el alquiler cada mes. Poder contar eventos que la gente no conoce y pasármelo bien. De todas maneras, añoro escribir guiones y dirigir televisión. Prefiero estar detrás de las cámaras.

¿Te reconocen por la calle?
A veces sí, y me da vergüenza. He procurado mantenerme muy al margen del famoseo, pero saliendo en la tele es imposible. Lo que pasa es que yo he tenido muy buena suerte y la gente es muy amable. Hay muchos grupúsculos de fans, chicas, muy entendidas de cultura comiquera y del rock & roll. Es un tipo de fan con el que puedes hablar un buen rato y olvidarnos del quién es quién. Después están lo que se quedan sólo con la copla del porno. Solo con esa. Y esos sí que son… como decirlo, peligrosos.

Lo de ser directora de cine porno despertará el morbo.
Ya te digo. Llevo años viviendo con ello. Lo asumo. Es normal. Soy un espécimen curioso. No creo que nadie se sorprenda, lo que sí es extraño es que narrativamente hay una diferencia abismal entre lo que hago en cómic y el porno. Quiero decir que, si dibujara y escribiera para revistas eróticas como el Kiss, todo sería mucho más comprensible. Pero esas historias tiernas y naïfs al lado de escenas hardcore, no cuadran mucho.

Venderás tu tebeo a lectores no habituales...
De hecho lo que más me gustaría es que mi cómic se vendiera en los aeropuertos. Que lo leyeran ejecutivos, músicos, dependientas, azafatas, pilotos, señoras de la limpieza… Cualquier persona con capacidad para amar o sentirse inabandonable…

¿Está saliendo el cómic de su ostracismo?
Creo que por fin nos hemos olvidado del discurso de abuelo cebolleta sobre “lo muerto que está el comic”. Sabemos que vende, poco pero vende, que funciona entre generaciones, estatus sociales y culturas diferentes. Tenemos que aprender a hacer industria., que es algo que en este país de pandereta en el que vivimos, nos resulta muy difícil. Las diferentes industrias culturales del país: la de cine, música y arte, son patéticas. Pero los creadores están ahí.

Da más dinero el cine X...
El cine X da dinero a los productores y distribuidores, que en general son todos unos mafiosos. Es un mundo tan sumamente ilegal que no vale la pena ni compararlo con otras industrias. Su proxenetismo moral supera cualquier otro campo. Yo no he cobrado absolutamente nada de mi película “616 DF”, y eso que se ha vendido…

¿También utilizas elementos autobiográficos en las películas?
Utilizo referencias culturales que me rodean. Pero si lo que quieres saber es si en las escenas de sexo están reflejadas mis fantasías sexuales… pues no. ¡O por lo menos, no en todas!

¿Para cuándo la próxima cinta?
Para dentro de un año, o año y medio. Lo más probable es que sea independiente. Con producción y distribución propia. De este modo no tendré nada que ver con el circuito del cine X español. Se llama “The fantastic pussy wagon” (La Coñoneta en el idioma porno local) y es una road movie con un manager y tres chicas de un grupo de música… Es una adaptación de “Mas allá del valle las muñecas” de Russ Meyer. Hay cameos y canciones cedidas de grupos muy conocidos de rock y  pop rock. Le tengo ganas a esta peli…

¿Serías capaz de definir tu carácter polifacético en una sola frase?
Hummmm… no.

¿Seguirás dibujando tebeos?
Estoy empezando “Only for adults”. Es una historia sobre el mundo del porno desde que entré hasta ahora, una especie de outing sobre cosas que la gente no sabe. Lo que se mueve ahí dentro. Además tengo ganas de dibujar a mis compañeros del porno en pelotas… ¡con mi estilo de dibujo puede ser una risa!

Para terminar, recomienda "Los Juncos" a un profano...
¿Que recomiende un cómic que cuenta como es el amor a los 15, a los 23 y a los 30… cuando dejan de quererte? ¿A quién no le ha pasado esto? “Los juncos” es para las personas que se han enamorado alguna vez.

----
(*) Borja Crespo (Bilbao, 1971) escribe habitualmente sobre cómic en diferentes publicaciones, especialmente en el diario El Correo, es autor ocasional de historietas (las últimas incursiones, en El Manglar y Dos Veces Breve, y Dolmen Editorial acaba de anunciar que en 2009 le publicará un volumen de historias cortas titulado Te hiero), y ejerce de cabeza visible de la organización del Salón del Cómic de Getxo.

Texto de Borja Crespo, cedido para Guía del cómic. Entrevista realizada con motivo de la publicación de Los Juncos (Astiberri, 2006). Página creada en mayo de 2009.