comparte





explora

autores

entrevistas

contacta

e-mail

Twitter

Facebook

 

Entrevista a Rubén Fdez.

Por Borja Crespo (*)

 

Portada de 'Federik Freak: Onanist Life-style', libro de venta conjunta con El Jueves #1707, en kioskos a partir del miércoles 10 de febrero

Con motivo de la segunda entrega de la sección La extraña pareja de la revista El Manglar, donde se unen dos talentos aparentemente opuestos para parir viñetas impredecibles, me tocó entrevistar a Rubén Fdez. (Castellón, 1983), papá del "juevero" Federik Freak. Le cayó el encargo de escribir un guión para Paco Roca y ambos firmaron una historieta que me atreví a definir en su momento como "un sketch de Muchachada Nui, bien empapado en etilo, un cartoon de la Warner pasado de rosca”. "Me parecen muy divertidas sus páginas", señalaba nuestro Segundo Premio Nacional sobre el interfecto. "Me gusta su humor absurdo".
     Fernández, además de publicar semanalmente en El Jueves, cuenta con serie propia en las nutridas páginas de El Manglar, Relatos de Mundo Tocino, protagonizada por cerdos parlanchines. Fanzinero militante (Dimensión Paralelos) y cortometrajista ocasional (“No invadirás Polonia” y “Mi vecino es vampiro, pero le trato como si fuera normal”), forma parte del colectivo Freaks in Black y del equipo organizativo de comiCS, las Jornadas de Cómic de Castellón, además de publicar el mini-fanzine Mazorcas, entre otras labores altruistas. No niega que sus historietas tienen algo de autobiográfico. Siempre que puede (o le dejan) le da a la publicidad.   

¿Qué  te parece como idea la sección  La extraña pareja?
Es un experimento muy interesante. La idea de mezclar a dos autores que no tienen nada que ver puede dar resultados sorprendentes e inesperados. Ha sido una experiencia curiosa, me gustará ver qué otras parejas se forman… 

¿Pensaste en la obra de Paco Roca a la hora de escribir el guión? ¿La conocías?
Cuando me hicieron el encargo, la verdad es que no había leído nada de Paco, así que me hice cuanto antes con un ejemplar de Arrugas, que me gustó mucho. A la hora de hacer el guión, la intención era hacer una especie de versión de Arrugas, pero llevada un poco a mi terreno. Algo que se pudiera tomar como una parodia de la obra, pero también como algo independiente de ésta.  

¿Te sentiste presionado a la hora de preparar algo para un Premio Nacional?
El caso es que, cuando escribí el guión, Paco aún no había ganado el Premio Nacional, así que lo hice libre de presiones en ese sentido. Fueron un par de semanas después cuando la noticia saltó. Ahí ya me acojoné un poco, aunque también me sirvió para fardar, todo sea dicho. “He escrito un guión para un Premio Nacional, jo, jo”. El Premio también fue un motivo importante para que Paco se retrasara un poco al dibujar las páginas, pero se lo perdonamos. 

¿Con quién te gustaría formar otras parejas artísticas como esta?
Pues así  a bote pronto se me ocurre David Ramírez, creo que podríamos encajar bastante bien. Y puestos a decir disparates, sería interesante ver qué cosa bizarra saldría si hiciera guiones para Jeff Smith o Frank Quitely, que son dos de mis dibujantes favoritos.   

Tienes una serie en El Manglar. ¿Puedes hablarnos de ella?
Se llama Relatos de Mundo Tocino, y cuenta las pequeñas historias de los habitantes de un universo donde todos son cerdos que hablan. Todo muy surrealista, vaya. Es un antiguo proyecto de hace años que nunca llegó a materializarse, y al fin he podido desarrollarlo. He procurado darle un tono algo distinto a lo que hago en El Jueves, más disparatado (si cabe). 

¿Cómo fueron tus comienzos en esto de los tebeos?
Pasé  muchos años en el mundo fanzinero, con el colectivo Freaks in Black, autoeditando el fanzine Dimensión Paralelos -pasando todas las etapas de un fanzine, desde las fotocopias cutres hasta la tirada en imprenta con portada plastificada y a color-, aparte de colaborar en otros muchos fanzines de Castellón, Valencia y alrededores. También hice la serie Like a Monkey, primero como webcomic y luego recopilada como fanzine. Se puede descargar de gratis en mi blog. Tuvo un cierto éxito, y en última instancia fue lo que me permitió comenzar a publicar en El Jueves, donde ya llevo un par de años. 

¿Te sientes cómodo en “la revista que sale los miércoles”?
Mucho, a todos los niveles. Artísticamente te dan mucha libertad, aunque haya que plegarse a una disciplina y unos parámetros, claro está, y no me han dado nunca problemas de ningún tipo. Y para el Salón de Barcelona montan unas cenacas impresionantes. En fin, que me siento muy bien trabajando con ellos. Mejor que en brazos.  

Tus historietas tienen algo de autobiográfico, se intuye...
Federik Freak sería como una especie de versión muy exagerada de mí mismo. Tenemos los mismos gustos, pero muchas veces hace cosas que rayan lo demencial, y que yo evidentemente no haría. No sin mucho alcohol en el cuerpo.  

¿Qué  te parece que esté de moda "lo freak"?
El hecho de que los "freaks" se hayan hecho más visibles en la sociedad me ha venido bien, porque de otro modo no creo que un personaje como Federik hubiera podido aparecer en El Jueves. Pero no me gusta mucho ese uso tan desmesurado de términos como "friki". Se ha usado tanto esa palabra que ya carece prácticamente de significado. Todo es "friki". Tampoco me emociona demasiado que mucha gente se quiera subir al carro porque es la moda, cuando ni siquiera tengo claro que haya un "carro" al que subirse. O cosas como la celebración del "Día del Orgullo friki", que me parece algo tan burdo como explicar un chiste que no necesita ser explicado. Yo soy más del Día de la Toalla.  

¿Cómo autodefinirías tu estilo?
Historietas de humor surrealista y con muchos colorines… No se me ocurre qué mas decir, supongo que lo de definir estilos ya es más cosa de los críticos.  

Pregunta recurrente: ¿posibles influencias?
Muchas, supongo, pero algo que creo que me marcó mucho fue la serie Búscate la vida. La vi de pequeño y saltar directamente de Los problemas crecen a algo como eso, me fundió el cerebro de manera que aún no me he recuperado. Ciñéndonos al cómic, me sucedió algo parecido con las historietas que hacía Joaquín Cera para Super Mortadelo y demás publicaciones de Ediciones B. Y hay otras muchas cosas, pero la lista es muy larga. Procuro aprender de todo lo que leo/veo. 

¿Cómo fue el paso por el último Salón del Cómic de Barcelona?
Pues muy bien, es un gusto estar unos días allí y poder ver a gente con la que coincides muy pocas veces al año. Este año hice un mini-fanzine llamado Mazorcas, con material que también se puede ver en mi blog, en plan regalo para dar a la gente que me iba encontrando. Es algo que he visto hacer a otros autores en años anteriores, y es algo curioso. Además, la gente acepta muy bien lo que es gratis. Y quizá dentro de unos años sea un preciadísimo objeto de coleccionista, a saber. Me preguntaron mucho por una eventual recopilación de mi serie en El Jueves. Yo les decía a todos lo mismo, que se acercaran al stand de la revista y lo pidieran llorando muy fuerte.   

¿Qué te quita el tiempo últimamente?
Pues seguir con Federik Freak y demás encargos que vengan desde El Jueves, continuar también con la serie en El Manglar, hacer cosas puntuales como las Mazorcas… Tengo por ahí un par de proyectillos, pero no quiero hablar de ello hasta que se concreten más (¡toma topicazo!). También estoy dentro del equipo organizativo de comiCS, las Jornadas de Cómic de Castellón, y ya estamos preparando la edición de 2010.  

----
(*) Borja Crespo (Bilbao, 1971) escribe habitualmente sobre cómic en diferentes publicaciones, especialmente en el diario El Correo, y ejerce de cabeza visible de la organización del Salón del Cómic de Getxo. Acaba de publicar el libro de microrelatos ilustrados Cortocuentos con dibujo de Chema García (Astiberri) y está ultimando un recopilatorio de historietas cortas titulado Te hiero para Dolmen Editorial.

Texto de Borja Crespo, cedido para Guía del cómic. Parte de la entrevista fue publicada, extractada, en El Manglar #10 (Dibbuks, 2009). Página creada en febrero de 2010.