comparte





explora

autores

entrevistas

contacta

e-mail

Twitter

Facebook

 

Entrevista a Nacho Casanova

Por Borja Crespo (*)

“Autobiografía no autorizada” (Bang Ediciones), divertidos –y ácidos- retazos de vida en viñetas, es el último trabajo del zaragozano afincado en Valencia Nacho Casanova. Este inquieto licenciado en Bellas Artes siempre ha defendido el cómic como un medio ideal para contar historias. Así lo demuestran diferentes proyectos de autoedición donde ha dejado su impronta, entre ellos “Como Vacas Mirando el Tren” y “TOS”, cabeceras adalid del cómic independiente premiadas en diferentes certámenes dedicados a la historieta. Además de dibujar tebeos, Casanova se busca las castañas como ilustrador en diferentes medios profesionales y publicitarios. “Y te diré quién eres” y “Cambiovida” (Edicions de Ponent) también forman parte de su currículum.

Un buen tocho por 12 euritos. Bueno, bonito y barato. ¿Así deberían de salir al mercado todos los comics para atrapar a más lectores?
Sí, aunque no creo que este tebeo sea excesivamente barato porque, dado el nivel económico de gran parte de la población, las demás publicaciones las considero caras. O, al menos, que cuestan mucho dinero. No es lo mismo, pero si no hay para pagarlo, al final el resultado es el mismo.

¿Cuál fue el germen del libro?
Comencé dibujando un par de historias que tenía apuntadas desde hace tiempo, y las hice protagonizar por un mismo personaje. El resto funcionó con la misma mecánica, pero sabiendo que ya tenía un personaje y un entorno. Digamos que atravesaba por una crisis que se resolvió sola en cuanto estuve contento con lo que hice en aquellas dos historias.

¿Album o novela gráfica?
Yo diría que álbum. Novela gráfica me suena a algo más actualmente mediático. Pero vaya, los consideraría sinónimos. Y si, llamándolo novela gráfica, el mundo de la historieta va a ser más tenido en cuenta, pues yo encantado.

¿Todo lo que cuentas está basado en hechos reales?
Sí, pero no necesariamente propios. No cuento nada que no sea real en unas historias de corte costumbrista. Nadie sale volando ni tiene poderes extraños, pero seguramente a ti te habrá dejado tu novia alguna vez. A mi también. A casi todo el que me lea también. O alguien te ha levantado 20 euros. ¿Real? ¿Qué más da? ¿Te has sentido implicado, te he tocado? Eso es lo que busco y por lo que me trabajo la cercanía con la realidad.

¿Cómo definirías tu estilo?
Libretesco, porque dibujo en libretas. Tengo un sistema que me permite disfrutar y fluir cuando trabajo de la misma manera, o muy parecida, a la que lo haría si estuviera leyendo en lugar de dibujando.

¿Dónde empieza el dibujante de cómic y acaba el ilustrador? ¿O tanto monta, monta tanto?
Creo que los dibujantes de tebeos somos una parte del mundo de la ilustración, pero usamos códigos que no se usan en imágenes creadas para ilustrar la literatura infantil y juvenil, por ejemplo. De la misma forma que no se usan los mismos códigos para ilustrar un cartel. Soy historietista, un apartado de lo que yo considero el mundo de la ilustración.

¿Eres de los que te quejas de que es más que complicado vivir de dibujar historietas?
En privado sí. De hecho, tengo pruebas. Puedo enseñarte un extracto de mi cuenta corriente.

Has subastado algunos originales del libro ¿Qué tal ha ido la iniciativa?
La subasta era una actividad más relacionada con la presentación, y estaba previsto que estuviera lleno de amigos. Por lo tanto, la iniciativa ha ido bien. Servía para recapitalizarme ligeramente en lugar de hacer una exposición y esperar a que vengan los compradores. Y es más divertido y más rápido.

¿Qué impulso te animó a embarcarte en "Autobiografía no autorizada"?
Mi eterna necesidad de contar historias. Si no hubiera sido esta, estaría trabajando en alguna otra historia. Me he hecho dibujante de tebeos porque necesito narrar las historias que se me ocurren y el lenguaje en el que mejor me desenvuelvo es dibujándolas. Si ni siquiera las escribo; las anoto para no olvidármelas. Pero mi manera de contar es siempre gráfica: pienso en viñetas.

¿Cuánto tiempo tardas aproximadamente en terminar una página?
Si tengo la idea clara en la cabeza puedo hacer hasta cuatro páginas en una jornada de trabajo de unas ocho horas. Hay días que he dibujado bastante más, pero al día siguiente me encuentro exhausto y vacío. En este cálculo he dejado fuera el tiempo que me lleva construir la historia, porque lo hago en mi cabeza en cualquier momento. No tengo cuantificado el asunto de los guiones.

Tu técnica esencial es...
La observación. Cada vez que abro los ojos veo algo que quiero dibujar o una historia sobre la que me apetece fantasear.

El título puede dar lugar a engaños, lo que cuentas no es muy oscuro, ¿no?
No me parece oscuro. Y más que engañoso, yo diría que juguetón. Es un juego de palabras que resulta ser un oxímoron. Es imposible que una AUTObiografía sea NO autorizada. Quería jugar con esos conceptos porque, si bien es verdad que el personaje soy yo y su entorno es el mío real, todo está alterado para que tenga gracia, ritmo, y juego. Incluido el concepto "autobiografía". Desde luego, el hecho de que algo me hubiera podido pasar realmente a mi, no altera en absoluto la lectura del libro.

En tu blog te defines como “agradable conversador y tergiversador de historias”.
Lo soy. Me encantan las charlas posteriores a la comida o a la cena. Me encanta la cara de la gente cuando les cuento alguna historia graciosa, o cuando me la cuenten. Y me encanta cuando alguien me dice: "¡Pero eso no fue así!"

¿Por qué abriste un blog?
Técnicamente, mi blog es una web de trabajo profesional, aunque tenga algún elemento de mi vida privada. Está hecha así porque no sé programar webs y necesitaba una para enseñar mi trabajo a mis clientes.

¿Cuáles son tus fuentes de inspiración?
No sabría decirte, pero consumo toda la cultura que puedo, no solo comiquera, por supuesto. En literatura me encantan cosas tan dispares como Eduardo Mendoza o Thomas Pynchon. En tebeos, desde Juan Berrio hasta Chris Ware, o qué sé yo, Blain. Mis limitaciones culturales las marcan mis presupuestos. En cuanto a lo musical, en los créditos del libro he puesto mis últimas obsesiones y lindezas.

¿Te ves capaz de recomendar "Autobiografía no autorizada" a algún lector profano?
Pues la verdad es que sí. Es un tebeo de lectura fácil. Me parece que hago un uso de las herramientas y códigos del lenguaje que puede comprender cualquiera que no esté acostumbrado a este medio. 

¿Cómo ves el futuro del cómic? Cada vez hay más títulos colgados en el e-mule.
Pues no lo sabía. No creo que el tebeo, en concreto, se vea demasiado perjudicado por las descargas. Me sigue pareciendo mucho más cómodo leer algo en papel que en pantalla, e imprimir un tebeo tiene que salir caro al usuario. Me preocupa bastante más la poca empatía del consumidor en general con el concepto "autoría", los respetos que deberían tenerse como algo perfectamente establecido, y no lo están. Me resulta curioso cómo alguien puede admirar la obra de alguien, y sin embargo robarle su trabajo sin ningún tipo, no ya de sentimiento de culpa, sino como si fuera algo perfectamente justificable y aplaudible.

Los tebeos que reflejan sentimientos y el alma humana, ¿mejor si se hacen a mano y no a máquina?
¿Las máquinas tienen menos alma que los humanos? Ya lo dudo. Yo uso mi mano con su cacho de alma, y mi ordenador, que tiene la suya, créeme.

----
(*) Borja Crespo (Bilbao, 1971) escribe habitualmente sobre cómic en diferentes publicaciones, especialmente en el diario El Correo, es autor ocasional de historietas (las últimas incursiones, en El Manglar y Dos Veces Breve, y Dolmen Editorial acaba de anunciar que en 2009 le publicará un volumen de historias cortas titulado Te hiero), y ejerce de cabeza visible de la organización del Salón del Cómic de Getxo.

Texto de Borja Crespo, cedido para Guía del cómic. Entrevista realizada con motivo de la publicación de Autobiografía no autorizada, volumen 1 (Bang Ediciones, 2007). Página creada en mayo de 2009.