comparte





explora

autores

entrevistas

contacta

e-mail

Twitter

Facebook

 

Entrevista a Manel Fontdevila

Por Borja Crespo (*)

Nacido en Manresa en 1963, Manel Fontdevila es uno de los dibujantes más prolíficos del actual panorama de la historieta autóctona. Su personal estilo comenzó a dar sus primeros pasos en el periódico Avui, sin dejar de lado revistas tan dispares como Penthouse, Ruta 66 o Ciencia y Vida. En el ámbito del cómic, su primera incursión a lo grande tuvo lugar en las páginas de El Víbora a principios de los noventa, concretamente en el número 122 de la indispensable publicación sólo para supervivientes.
     A partir de entonces, Manel puso su granito de arena en todas las publicaciones señeras de la época, entre ellas el Makoki, Cairo, Tótem y Viñetas, títulos estandarte de un momento dulce para la historieta en nuestras fronteras. En 1993 entró a dibujar en la extinta revista Puta Mili, hermana de El Jueves, su actual sustento. En el camino, guiones ajenos como Hola terrícola, con dibujos de Brocal, un libro de ilustraciones (¡La vida es bella!) y diversas colaboraciones en fanzines con pegada (Idiota y Diminuto, Krazy Comics, Taka de Tinta, etc.), sin olvidar un proyecto de revista empapada de cultura basura y Serie B, Mr. Brain, para algunos un necesario soplo de aire fresco que, desgraciadamente, como vino se fue.
     En las filas de El Jueves ha realizado páginas de actualidad y dos series de éxito que han cosechado excelentes comentarios de crítica y público, un hecho poco habitual. Con Albert Monteys elabora cada semana ¡Para ti, que eres joven!, dos planchas que satirizan el comportamiento humano con inusitado gracejo. La Parejita S.A. está de actualidad gracias al lanzamiento de una selección de sus mejores historietas en formato álbum, con fotos y una entrevista al propio Manel, inaugurando la colección Lo más mejor. Glénat ha publicado prácticamente a la par Mantecatos, otra excusa más para hablar con este creativo autor de tebeos.

¿De dónde viene la palabra Mantecatos?
¿Mantecatos? Bueno, en el guión de esta historieta un niño decide usar esta palabra, aún sabiendo que la correcta es "mentecatos". De esa voluntad de autoengaño, un tema más o menos presente en todas las historias del libro, sale el decidir usar "Mantecatos" como título.

La historieta que da título al álbum parece tener tintes autobiográficos.
Tiene cosas, detalles, no sé. A mi, como al protagonista, también me dan un miedo irracional las arañas, por ejemplo. Pero, aparte de pinceladas "reales" de este tipo, propias o ajenas, la historia está totalmente inventada.

Además es la más larga.
Me apetecía, aunque el tiempo del que disponía era limitadísimo. Empleé en dibujar las diecinueve páginas de "El club de los detectives y los dentistas pobres" las horas perdidas de cuatro años, incluyendo varios domingos y algunas vacaciones. En estos cuatro años, eso sí, también encontré tiempo para dibujar las otras treinta y tantas páginas del libro, conforme me las iban pidiendo para fanzines de por ahí.

¿Cómo surgió la idea de recopilar varias historietas, aparentemente dispares?
El tema empezó con Mr. Brain, un fanzine que hacía en los 90, con el compañero Pep Brocal. En un momento dado, queríamos variar un poco los contenidos del artefacto y abandonar su vertiente más referencial (serie B, cultura pop, basura...), por lo que hice el guión de la historia que nos ocupa con la intención de ser publicada en dos partes, en los números seis y siete del fanzine. Pero no hubo más números a partir del cinco. Así que pensé en su posible publicación en un libro como Mantecatos, junto a otras historias donde primara más el aspecto "literario" de la narración y donde, voluntariamente, se huyera de cualquier arquetipo "de género".

Algunos añoramos la revista Mr. Brain. Era muy personal.
Yo la añoro muchísimo, en efecto. En mi trayectoria como dibujante hay un antes y un después de conocer a Pep Brocal y hacer Mr. Brain. Suena a "Estrenos TV", pero es así.

¿Serías capaz de hablarnos de influencias?
No en poco espacio. Y más que influencias, el "quiero hacer algo como lo que ha hecho tal". Soy bastante "culo veo, culo quiero".

¿Tu vida cambió al entrar a formar parte de una revista tan popular como El Jueves?
Representa, aparte del tema económico, el trabajar mucho, que hablando de cómics es algo que me entusiasma. Además, es interesante elaborar ideas desde una perspectiva de "mundo real", tanto a nivel de producción como de público. Esto te crea unos hábitos a la hora de enfocar tu trabajo muy positivos.

Tu trabajo con Monteys ha renovado notablemente la publicación, que hace unos años andaba de capa caída.
No tan de capa caída. Hacía falta un lavado de cara generacional y agilizar un poco todo lo que se refería a la forma de tratar la actualidad, cosa que conseguimos con nuestro apabullante desparpajo juvenil. Más o menos, vaya. La verdad es que una vez colocados sobre el papel a gente como Vera, Vergara, Adanti, Pallarés o Mauro Entrialgo, se puede decir que ya estuvo casi todo hecho.

¿Crees que el cómic debe abrirse a más lectores? El Jueves parecer ser la única publicación que lo consigue.
Lo que tengo claro es que si se abre a más lectores no será desde lo que se publica en la actualidad. En general, el mundo del cómic es terriblemente endogámico, y por si no fuera poco, está en un momento creativamente bastante flojo, y hay una autocompasión que asusta. Hablo de la producción nacional, ojo. Y gracias a Dios aún siguen saliendo esa docenita de novedades al año, incontestablemente buenas, que te hacen ser, a pesar de todo, optimista.

¿Son necesarias series como La Parejita para conectar más con el público de a pie?
¿Por qué no? La Parejita, cifras en mano, funciona. Cualquier cómic que cumpla esta característica ya tiene mucho a su favor. Hablando en serio, pero, de poco servirá que aparezcan más cómics como la Parejita si no aparecen también plataformas adecuadas donde ser publicadas. Es todo muy complicado.

Tu estilo es fácilmente trasladable a los dibujos animados, y ya has tenido alguna experiencia en este campo.  ¿Te gustaría profundizar más?
Si hubiera tiempo para ello, me apuntaba a lo que fuera: escribir cine, radio, televisión, teatro, monólogos, hacer carteles, dibujos animados, chistes de prensa, aprender a ilustrar, desarrollar aventuras gráficas para ordenador... De todo esto tengo proyectos apuntados. Pero en fin, aún doy gracias si llego a tiempo con lo que llego. Quizás en otra vida, si la hubiera... 

¿Tramas algún nuevo proyecto?
Ahora lo propio sería, igualmente a ratos perdidos, finiquitar la historia de Rosenda, la gallina mutante y psicópata de Plutón que, precisamente, hice para Mr. Brain. Pero no sé, hay tantas cosas...

----
(*) Borja Crespo (Bilbao, 1971) escribe habitualmente sobre cómic en diferentes publicaciones, especialmente en el diario El Correo, es autor ocasional de historietas (las últimas incursiones, en El Manglar y Dos Veces Breve, y Dolmen Editorial acaba de anunciar que en 2009 le publicará un volumen de historias cortas titulado Te hiero), y ejerce de cabeza visible de la organización del Salón del Cómic de Getxo.

Texto de Borja Crespo, cedido para Guía del cómic. Entrevista realizada con motivo de la publicación de Mantecatos (Glénat, 2003). Página creada en mayo de 2009.