comparte





explora

autores

entrevistas

contacta

e-mail

Twitter

Facebook

 

Entrevista a Man

Por Borja Crespo (*)

Manolo Carot, alias Man, es conocido principalmente por sus series Kung Fu Kiyo y Ari, escritas por Hernán Migoya, pero su estilo, influenciado por el cómic japonés, se ha dejado ver también en las páginas de la revista erótica Kiss Comix y en Fanhunter Adventures. En Getxo presenta un nuevo álbum editado por Glénat, Mía, su obra más personal hasta la fecha. “Si no es la más personal”, puntualiza, “al menos es en la que más me he implicado, tanto emocional como técnicamente. Es algo que tenía ganas de hacer. Desarrollar una idea propia y tener la suficiente tranquilidad al dibujar como para disfrutar realmente haciéndola”. Ha contado con la ayuda de Santi Navarro en el guión y Emilio Fradejas (Ego) en el color para elaborar un relato inquietante sobre un secuestro. “Sin ellos esa idea principal nunca hubiera llegado a ser tan grande”. Pronto verá su trabajo publicado en Francia con la editorial Dargaud-Benelux, todo un puntazo.
      Algunos entendidos han definido el estilo de Man como amerimanga, un cruce entre el cómic japonés y el género de superhéroes americano, una etiqueta a la que no presta mucha atención este emergente dibujante catalán. “No suelo estar muy de acuerdo con ninguna etiqueta, pero supongo que se me tiene que meter en algún sitio”, señala al respecto. “Creo que tanto el cómic americano como el japonés tienen una cantidad de producción tan grande y variada que no acabo de tener claro qué es para mucha gente lo que entienden por una cosa u otra. Tampoco es algo que me preocupe mucho”. La actual invasión de cómic made in Japan le parece fantástica. “Conozco unas cuantas editoriales españolas que se mantienen y ganan dinero gracias al manga. No se lo que sería del cómic ahora mismo sin el manga. Además los otakus son un público muy agradecido y fiel. Ahora solo hace falta hacer que este público compre tebeos nacionales”.
     “Desde que empecé todo el mundo decía que el cómic estaba en crisis”, añade. “Pero como yo no he conocido tiempos mejores, estos tampoco me parecen especialmente malos”. Man se confiesa muy influenciado por Jan, el dibujante del inefable Superlópez: “Es el gran tótem de mi generación. Conozco a pocos dibujantes de mi quinta que no lo veneren. Después, cualquier cosa que me atraiga visualmente. Incluso cosas del cine y la fotografía, aunque suele ser de manera inconsciente”. Actualmente lee a conciencia series como “La espada del inmortal”, “Naruto” o “Los muertos vivientes”. A la hora de trabajar se define como un tío de lo más clásico. “Suelo sentarme en una buena silla acolchadita. Apoyo los codos en la mesa de dibujo, cojo un lápiz, una hoja… y el resto ya te lo puedes imaginar”. Nada misterioso, entonces. ¿Y a la hora de parir los guiones? “La mayor parte de mi producción ha sido en el Kiss, y ahí los guiones los hacía yo. No es que fueran una maravilla, pero al menos eran míos. El cómic porno ha sido mi escuela, lo que me ha permitido evolucionar y además vivir de la historieta durante más de diez años. La verdad que toda la producción no pornográfica ha sido con guiones ajenos”. La serie “Kung fu Kiyo”, con historia de Migoya, estuvo a punto de saltar a la pantalla grande. Una mezcla explosiva a base de artes marciales y los problemas propios de la juventud, léanse líos sentimentales, rivalidades absurdas en el patio de instituto y conflictos con los ancestros, logró cautivar a los aficionados a las viñetas de acción. El primer número de la saga, titulado “Kárate  a muerte en Les Corts”, lucía como reclamo en la portada un tipo atlético con una camiseta en la que podía leerse “Es la hora de las yoyas”, un grito de guerra que hizo tanta gracia al personal que llegó a ser comentado en el plató de “Crónicas Marcianas”. “Queríamos  una frase como la de Hulk, es la hora de las tortas, pero más de aquí, algo mas  garrulo, ¡y qué hay más garrulo que lo de las yoyas!, comenta entre risas. “Cabe decir que cierto personajillo de Gran Hermano quiso cobrarnos royalties por usar la dichosa palabra, muy de moda en su momento, porque decía que la tenía registrada...”.

----
(*) Borja Crespo (Bilbao, 1971) escribe habitualmente sobre cómic en diferentes publicaciones, especialmente en el diario El Correo, es autor ocasional de historietas (las últimas incursiones, en El Manglar y Dos Veces Breve, y Dolmen Editorial acaba de anunciar que en 2009 le publicará un volumen de historias cortas titulado Te hiero), y ejerce de cabeza visible de la organización del Salón del Cómic de Getxo.

Texto de Borja Crespo, cedido para Guía del cómic. Entrevista realizada con motivo de la edición de Mía (Ediciones Glénat, 2006). Página creada en mayo de 2009.