comparte





explora

autores

entrevistas

contacta

e-mail

Twitter

Facebook

 

Entrevista a José Luis Ágreda

Por Borja Crespo (*)

En apenas un par de años, a fuerza de trabajar a destajo, J.L. Agreda (Sevilla, 1971) se ha convertido en uno de los dibujantes más elogiados del momento. Tras pulir su estilo en numerosos fanzines (El Tebeo Veloz, El Dado, El Huevo, etc.) y publicar un álbum recopilatorio de historietas cortas titulado Eh, tú, chaval! (Under Cómic), no para de recibir llamadas que requieren su arte. Con guiones de Bernardo Vergara, otro artista emergente, dibuja semanalmente la serie Los Chapas en la revista El Jueves, ha ilustrado un tebeo para el popular dúo Gomaespuma -Raúl y Andrea: A la fuerza ahorcan- y su labor como ilustrador ha aterrizado en las filas de El País Semanal. Atrás quedan sus andanzas en las páginas de revista La Comictiva, tema del que nos habla a continuación, entre otras zarandajas, a la espera de la inminente salida de su nueva obra, Cosecha Rosa (Under Cómic), una propuesta que, con total seguridad, dará mucho de qué hablar.

Empezaste a ser conocido tras ganar un concurso de cómic en Bilbao, ¿no?
Sí, ganar aquel concurso sirvió para que alguien se fijara en mi trabajo y me ficharan para La Comictiva. Esta publicación me dio a conocer entre la gente del mundo del cómic. Es una revista con buena presencia y con muchos autores de calidad. Muy llamativa. No había ninguna pega para poder hacer lo que a uno le apeteciera, así que me permitió ir acumulando obra muy variada que apareció recopilada posteriormente en Eh, tú, chaval!.

Te quedaste a medias con la serie Los años conjurados, que publicabas en sus páginas.
Sí, era una serie que me interesaba mucho, pero que suponía por aquel entonces un enorme esfuerzo. Sólo hacía páginas cuando había un número de La Comictiva, y como la periodicidad era muy extraña y prolongada, empecé a cambiar de estilo a mitad de la historia. No tenía forma de continuar aquello así. Ahora estoy reelaborando el guión, prepararé un proyecto y lo intentaré vender en algún sitio. Aquí o en Francia. La historia ha cambiado bastante, pero básicamente los personajes siguen siendo los mismos. Será más de aventuras y menos de género negro.

¿Qué ha significado para ti entrar a formar parte del equipo de una revista tan popular como El Jueves?
Pues ya de buenas a primeras es un gran orgullo poder compartir páginas con gente a la que admiro mucho. Además me ha dado la oportunidad de llegar a un público muy amplio, de darme a conocer, de vivir de los tebeos en definitiva. Y ha significado conocer a muchos autores de tebeos de los que he aprendido muchísimas cosas, tanto de su oficio como de su forma de ser.

Tu labor en equipo con Bernardo Vergara se ha consolidado. ¿Sois el Dúo Dinámico del lápiz?
Sí, yo soy el alto y soso y él el bajito y gracioso. Actualmente trabajamos juntos en dos series. En El Jueves Bernardo se hace cargo de los guiones de una serie que creé yo, Los Chapas, y en ¡Dibus! me hago cargo del dibujo en blanco y negro de una serie que creó él, Zoé en el País de las Hadas. También colaboramos en el álbum de Gomaespuma, en el que él hizo el color, y en algún que otro trabajo de publicidad.

¿Qué tal te ha ido trabajando con el popular dúo radiofónico?
Ha sido muy interesante acercarse a un tipo de trabajo por encargo tan distinto de lo que suelo hacer habitualmente. Suyo es el concepto y el guión. Mi aportación como autor ha sido la creación gráfica de los personajes, y la transformación a cómic del guión que me dieron, intentando conseguir que mi trabajo se pareciera lo más posible a lo que ellos tenían en mente. Estaban muy abiertos a todo y las cosas que querían de una determinada manera la sabían explicar claramente.

¿Ayuda a vender más tebeos el ir acompañado por la firma de alguien conocido en otros medios más masivos?
Por supuesto. Estoy convencido de que los tebeos que se han vendido, excepto los que compraron mis familiares y amigos, se han vendido por Gomaespuma. Entre otras cosas porque el público al que iba dirigido no era lector específico de cómic, iba dirigido a los oyentes de Gomaespuma.

¿Estás contento con el resultado final?
Creo que hay muchísimas cosas positivas y muchísimos detalles que deberíamos haber mejorado. De todas formas eso pasa siempre. Estoy seguro de que si se hace otro álbum sería muchísimo mejor, porque tanto Juan Luis y Guillermo como yo tendríamos más claro qué cosas son las que funcionan y cuales son las que hay que desechar. Una vez leído vemos los errores más claramente que mientras estábamos metidos en pleno proceso, así que ahora podríamos enfrentarnos a un nuevo álbum con las ideas mucho más claras.

¿Habrá otro tebeo con guión de Gomaespuma?
Todo dependerá de las ventas que haya tenido el primero y del tiempo que tengan ellos para dedicarle, porque están que no paran. De momento en su web han colgado un pequeño jueguecillo antiestrés de Raúl y Andrea.

Creo que Maruja Torres está encantada con las caricaturas que le haces para "El País Semanal"...
Maruja Torres tiene muchísimo sentido del humor y eso hace que sea muy fácil trabajar con ella. Estoy encantado de que se valore mi trabajo y también estoy muy agradecido de que, de vez en cuando, me nombre en su texto. Con lo pequeña que aparece la firma a pie de página nadie se enteraría de quien es el autor...

¿Hablas con ella para concretar como va a ser la ilustración?
Sí, claro, ella me envía el texto o me comenta cómo lo va a hacer, el tema y la aproximación que le va a dar y yo me pongo a pensar una viñeta en la que su personaje -una intrépida periodista, una heroína típica de tebeo- pueda dar el contrapunto al artículo o lo apoye, o dé un avance del tema e invite a la lectura.

¿Qué prefieres? ¿Cómic o ilustración?
Por lo general es más fácil la ilustración, y mucho más lucida. En el cómic hay más trabajo que no se ve y requiere una disciplina mayor, por lo menos en mi caso. Pero el cómic tiene también muchas cosas que no da la ilustración, por ser un medio más narrativo que descriptivo. No sé, unas veces apetece más una cosa y otras otra. Por lo general siempre apetece más lo que no estás haciendo en ese momento.

¿Qué le falta al cómic para llegar a más público?
Creo que únicamente publicidad, dinero. No creo que sea un problema intrínseco del medio. Al contrario, es un medio muy accesible para todo el mundo, por eso habitualmente se ha hecho para niños, porque es muy fácil de entender. No creo que sea problema del potencial del cómic, sino de lo que se pueda invertir promocionándolo.

¿Te consideras un esclavo del tablero?
Bueno, me considero afortunado de poder estar esclavizado al tablero de dibujo. Es un lujo poder dedicarme a ésto, aunque tenga tan poquísimo tiempo libre y me duela tanto la espalda. La que peor lo lleva es mi novia, que más de una vez se ha tenido que ir sóla al cine.

¿Más tebeos y menos televisión?
Bueno, personalmente leo más tebeos que lo que veo la tele. Y, en general, estaría bien que la gente leyera más tebeos, o libros y revistas ilustradas, para que nunca nos falte el trabajo a los dibujantes, je, je...

Tu estilo es fácilmente trasladable al campo de la animación. ¿Te gustaría adentrarte en este campo?
Ahora mismo estoy trabajando en los diseños de una película de animación. Estoy ilusionado, pero es un mundo muy distinto y tengo que aprender muchísimas cosas. Me da un poco de terror meterme de lleno y al mismo tiempo tengo ganas locas de intentarlo. Mi única experiencia antes fue un corto-cortísimo, una cortinilla, para el canal Cinemanía de televisión digital. Pero esto tiene unas proporciones totalmente distintas y mi aproximación al proyecto es también otra, porque aquí parto de un trabajo preexistente, el guión y la idea del director, y no de algo personal.

Estás ultimando un nuevo tebeo, Cosecha rosa, que está levantando muchas expectativas.
Es la continuación de una de las historietas que aparecieron en el tebeo Eh, tú, chaval!. Se titulaba Morir de Amor sin Entusiasmo y era un cuento intimista, de amor y de humor algo negro. En Cosecha Rosa esa historieta aparecerá como prólogo de otra de 35 páginas donde continuo con el universo y algunos personajes. La posible expectación se debe a que he tardado mucho en entregar las páginas. El tebeo tenía que haber salido hace un mes. Creo que será un cómic entretenido, pero no sabría decir a qué género pertenece. Tiene bastante humor, pero no es un tebeo de risas, y gira en torno al amor, pero con un tono tan poco convincente que tampoco es un tebeo romántico. Espero que la gente que lo lea lo disfrute un rato.

----
(*) Borja Crespo (Bilbao, 1971) escribe habitualmente sobre cómic en diferentes publicaciones, especialmente en el diario El Correo, es autor ocasional de historietas (las últimas incursiones, en El Manglar y Dos Veces Breve, y Dolmen Editorial acaba de anunciar que en 2009 le publicará un volumen de historias cortas titulado Te hiero), y ejerce de cabeza visible de la organización del Salón del Cómic de Getxo.

Texto de Borja Crespo, cedido para Guía del cómic. Página creada en mayo de 2009.