comparte





explora

autores

entrevistas

contacta

e-mail

Twitter

Facebook

 

Entrevista: Emma Ríos

 

Bella Muerte tiene intención de ser un cuento sobre el confinamiento, el amor egoísta y la venganza”

Emma Ríos (Vilagarcía de Arousa, 1976) firma el cartel del Salón del Cómic de Getxo de 2014 y cuenta con una de las exposiciones de la feria. Licenciada en Arquitectura por la Universidad de A Coruña, vive un momento especialmente dulce gracias al éxito de la serie Pretty Deadly, con guiones de Kelly Sue DeConnick y editada en Estados Unidos bajo el sello Image. Astiberri publica la propuesta en nuestro mercado coincidiendo con la cita getxotarra, con el título de Bella muerte. Paginas para Spiderman y Doctor Extraño también figuran en la trayectoria de esta artista inquieta en plena ebullición que ha sido nominada a los premios Eisner, los Oscar de la historieta.

Por Borja Crespo (*)

 

Cartel de Emma Ríos para el Salón del Cómic de Getxo 2014

¿Cómo has vivido el encargo de realizar el cartel del Salón del Cómic de Getxo?
Pues si soy honesta, con cierta presión: es un tema complicado y, salvo excepciones brillantes, no suelen gustarme demasiado. He intentado salirme un poco de la norma, no incluir personajes conocidos y plantear una ilustración in media res, como hago siempre, muy de tebeo: en la que algo acaba de pasar y podría suceder algo a continuación. No sé realmente si funciona, pero me divertí haciéndolo, y me encantó ver que lo primero que se comentó sobre él es que no salían ni Batman ni Astérix.

¿Qué veremos en la exposición sobre tu trabajo incluida en la programación del festival?

Algunos trabajos de Marvel, e ilustraciones puntuales, de los que estoy especialmente contenta, pero sobre todo la he centrado en Bella Muerte, que es mi último trabajo y el primero independiente en Estados Unidos. En general es trabajo de tinta y lápiz, con alguna impresión en color, ya que lo realizo de forma digital. He elegido las planchas en base al tema secuencial y compositivo.

En el evento getxotarra se presenta precisamente la edición española de Bella muerte. ¿Puedes contarnos qué puede encontrar el lector en sus páginas?
Bella Muerte tiene intención de ser un cuento, algo retorcido, sobre el confinamiento, el amor egoísta y la venganza. Arrancamos ya en la tercera página con la historia de una mujer, Bella, que es encerrada en una torre – como las princesas – por un marido celoso. Ella intenta suicidarse para huir de semejante calvario, y al hacerlo, invoca al príncipe salvador que se personifica en la propia Muerte. Éste, en lugar de darle paz, cae rendido de amor a sus pies y, para conservarla, le hace tener una hija. Sin embargo esta niña no es suficiente para iluminar su vida así que Muerte se rinde, y la deja partir.

Y acaba siendo la protagonista…
Eso es, el mito de nuestra historia es esa cría, Ginny, un espíritu segador a medio camino entre el mundo humano y el espiritual, que torna en carne y hueso la idea de la venganza, muy propia del género, y a quien puedes encomendarte si buscas retribución por algún agravio. Sin embargo, la hija de la Muerte, pese a ser nuestro "jinete pálido" no es ni de lejos la única protagonista de la historia, que se constituye, más bien, como un relato coral.

¿Aceptas con agrado que hayan definido la serie en algunos círculos como un western de estética gótica?
Es curioso, nosotras decidimos etiquetarlo como Western/Fantasy cuando lo sacamos y rechazamos la de "horror" y "gótico" precisamente por no acotarlo. Es evidente que el libro mezcla varios géneros, y que en el 1880, la estética es ciertamente victoriana, pero nuestra aproximación pretende ser menos lánguida y más sucia. Si hay que etiquetarlo mi definición se asemejaría más a algo así como fantasía, oscura si quieres, con estética western.

Las dos últimas viñetas del primer capítulo de Pretty Deadly / Bella Muerte

La obra te ha traído alegrías, nominaciones a premios...
Bella Muerte fue una apuesta arriesgada, en el momento en que decidí hacerlo tenía una posición estable y cómoda trabajando en Marvel y a alguna gente no le sentó bien que me marchase, así que, en parte, estaba muerta de miedo. Pero salió francamente bien y ha supuesto un salto en mi carrera que me ha llevado a una posición envidiable, en la que tengo la libertad de hacer lo que quiera y puedo "vender". La verdad es que ni Kelly Sue ni yo nos habríamos podido siquiera imaginar la repercusión que finalmente ha tenido el título. Somos muy afortunadas. Las nominaciones a premios como el Eisner se agradecen, desde luego, dan mucha visibilidad.

Comenzaste creando fanzines como A prueba de balas
, donde se notaba la influencia del manga.-
APB arrancó a finales de los 90, y estaba leyendo todo el manga que caía en mis manos, y devorando todo el cine asiático de acción que podía encontrar. Es un producto de su época, torpe, terrible, sonrojante, pero al que le tengo aprecio claro. Fue un entrenamiento divertido.

La cultura oriental está también en Bella muerte.

Culturalmente creo que no, tratamos varios temas que tienen que ver con el folklore, pero ahora mismo, no relaciono nada con una herencia oriental en particular. La historia de Sissy, por ejemplo, salió de un cuento indio y algunos elementos narrativos, como el Cantar de Ciego, de mi tradición gallega básicamente. El resto, aun no siendo el colmo de la originalidad, pretende ser una mitología de creación propia nuestra.

Mangas como El Lobo Solitario y su cachorro, e incluso más modernos como Takemitsu Zamurai o La Espada del Inmortal, desde luego son una influencia clara en la acción, y el tiempo, de Bella Muerte.

Si se ven influencias en la parte gráfica y la manera de narrar.
Ahí sí, en el tono, el ritmo, la estética en sí... Me gusta mucho la descompresión del manga, e intento buscar trucos para ralentizar el ritmo en lo posible, a pesar de trabajar en el formato de 24 páginas. Esto me lleva por lo general a trabajar con muchas viñetas -para despedazar las secuencias- en lugar de poder optar a páginas infinitas como sucede en el tebeo japonés. Un ejemplo claro está en tratar de definir las escenas de acción, casi como frames, que convierto al lenguaje del cómic mediante insets (pequeñas viñetas) sobre amplias viñetas panorámicas de atmósfera y localización. Ese fue un truco, algo barato, que se me ocurrió pensando en cómo poder acercarme a la estética "surrealista" que usa Leone en sus pelis, con esas transiciones imposibles a planos detalle. Lenguaje que a su vez se retroalimentó con el cine de samurais, que a su vez influye el ritmo de mis mangas favoritos de los 70, como ocurre en El Lobo Solitario y su cachorro, e incluso obras más modernas como Takemitsu Zamurai o La Espada del Inmortal, que, desde luego son una influencia clara en la acción, y el tiempo, de Bella Muerte. Simplemente una cosa lleva a la otra.

¿Cómo ves el panorama actual del cómic?
En España, creativamente lo veo bien, con autores brillantes, pero, en lo que se refiere a la sostenibilidad hay un largo camino por recorrer todavía: aunque las cosas estén mejorando, no tenemos lectores suficientes para soportar una industria que alimente a los autores, y me pregunto si será cuestión de tiempo.

¿Y en Estados Unidos?
Es dónde centro mi trabajo, económicamente funciona bastante bien y sin duda se puede vivir de hacer cómic. Centrándonos en el trabajo de encargo, aunque a día de hoy las tarifas se hayan reducido bastante en comparación a hace unos años, el trabajo en editoriales como Marvel o DC, te permite poder ahorrar si mantienes un ritmo estable, que es lo más habitual si les pareces medianamente interesante y cumples con los plazos de entrega. Estas grandes editoriales, son una buena plataforma para obtener visibilidad, y si te interesa arriesgar, siempre puedes lanzarte al trabajo de autor del que se puede sacar más beneficio realmente. Como "de autor" me refiero a trabajar con plataformas en las que tu trabajo te pertenece. Image en particular se queda un porcentaje mínimo del precio de portada, casi la inversa de la distribución de percentiles a la que estamos acostumbrados en Europa, y una tarifa ridícula por la gestión, como contrapartida tú pagas todo lo demás, la imprenta, la distribución... como si se tratase más bien de un trabajo de autopublicación. Estas condiciones, te permiten sobrevivir con una audiencia moderada, y sacar realmente más beneficio que con las supuestas editoriales grandes, si tienes un nombre en el mercado. Y todo esto, a pesar de competir con la tonelada de tebeos de superhéroes que invaden las tiendas cada miércoles allí, lo que me lleva al terreno creativo, cuya situación yo diría que es bastante regular, tirando a mal, por lo homogéneo de las estanterías, los lectores y los coleccionistas. Sin embargo, actualmente, se están abriendo grandes posibilidades de cambio, encabezadas por Image, en la que la libertad es total, la promoción es buena, los beneficios justos, y la competitividad y defensa de los derechos de autor se está convirtiendo en primordial.

Las condiciones de Image te permiten sobrevivir con una audiencia moderada, y sacar realmente más beneficio que con las supuestas editoriales grandes. Y todo esto, a pesar de competir con la tonelada de tebeos de superhéroes que invaden las tiendas cada miércoles allí.”

¿Qué le recomendarías a alguien que empieza en el medio?
No tener prisa. Hacer tebeos es un trabajo muy duro, y solitario, que lleva demasiadas horas y ocupa un 60% de tu vida si realmente te gusta, por lo que es imprescindible la calma, el pasárselo bien y creer en lo que haces. Otra cosa fundamental es combatir la vergüenza y enseñar, siempre, a todo aquel que esté dispuesto a mirar lo que haces. Ya sean profesionales del medio o amiguetes sinceros, con criterio: no hay nada más fácil que decir un "está de puta madre" pero eso no sirve de nada, realmente. El verdadero feedback es fundamental, y lo único que va a darte pistas sobre los fallos que no ves, y sobre cómo mejorar. Por supuesto, no todo el mundo va a saber de lo que habla, pero siempre es bueno obtener una crítica y analizarla, sin bloquearse, analizar si realmente puede serte útil para saber si existe un problema, y si es así encontrar una solución.

Defiendes habitualmente el cómic independiente...
Por supuesto. Empecé haciendo fanzines y estuve diez años en Polaqia, la plataforma de autopublicación que creamos aquí, en Galicia, en el 2001. Y por otro lado, he leído, firmado, y "disfrutado" de los contratos leoninos de Marvel y DC…

La presencia femenina es cada vez mayor en los salones, tanto entre el público como en el papel de artistas invitadas. Se agradece...
Sí, claro, yo también lo agradezco, pero no nos equivoquemos porque todavía hay mucho por hacer. En la gran mayoría de los tebeos, y en las obras de ficción en general hasta el día de hoy, incluido: cine, literatura, videojuegos... todavía se recurren a esquemas tradicionales, y patriarcales, de victimización, decoración, y roles limitados por género. Este es el principal problema que debemos resolver para que el medio se abra y consiga una mayor diversidad de voces.

¿Ves alguna vía?
La única solución que yo veo es abandonar ese estancamiento de una vez, y, desde dentro, desde la propia creación, tratar de hacer un ejercicio de reflexión que nos permita alejarnos de toda esa programación de héroes, dragones y princesas para buscar nuevas, y mejores, historias, que nos permitan crear roles en los que una lectora también pueda identificarse sin recurrir a la abstracción, como hemos tenido que hacer todas hasta hoy, salvo en muy contadas ocasiones. En resumen, tratar a las mujeres como a gente normal de una vez.

¿Cómo vives trabajar desde Galicia para USA?
Bien, en zapatillas, muy cómodamente. Aún considerando los contras, me considero una privilegiada por poder trabajar desde casa.

¿Hay ecos de Sandman en Bella muerte?
Cuando tuvimos que plantearnos escribir una pequeña sinopsis para vender el cómic en el Previews, el catálogo de preventa que se usa como guía para los libreros en Estados Unidos, recuerdo que planteé un pequeño texto, críptico, como si de un tráiler de los 50 se tratase: Un peregrino mortificado, una niña no nacida, un cuento de sangre, un viaje de arena bla bla y fue gracioso porque claro, tratándose de dos autoras no demasiado conocidas, y de un tebeo del que nadie se esperaba gran cosa, como promoción era lamentable. Así que, finalmente, el eslogan se convirtió en "A medio camino entre el realismo mágico de Sandman y la violencia de The Preacher".
En un primer momento, llámalo choque cultural o capacidad nula de vender mi trabajo, mi ego se resistía a la idea de que algo tan barato fuese necesario, pero lo era, y sin sonrojarme admito que es útil para dar una idea de lo que un aficionado a los tebeos puede encontrar dentro. Sin embargo, yo diría que hay tantos ecos de Sandman, como en cualquier otra obra en la que la manifestación de la muerte sea un personaje. Los mismos que hay en El Séptimo Sello, o en Fausto, o en cualquier otra historia en que los deseos o personificaciones de aquellas partes más abstractas del ser humano sean un personaje, que no deja de ser la materia prima de los cuentos, las fábulas o la mitología.

Portada de Pretty Deadly #1 (Image, en su edición inicial en comic-book)
y de su traducción española como Bella Muerte (Astiberri)

¿Puedes confesar alguna influencia en tu obra?
Siempre hemos dicho que nuestra musa principal era Leone. Realmente nuestra primera idea era hacer un western mucho más clásico, pero, en cierto modo, su desarrollo estético y su afinidad por el surrealismo nos llevó a lo mágico. Recuerdo que cuando eso sucedió, después de que Kel me hablase del conejo y la mariposa parlantes, tuvimos dudas, y entonces encontramos una frase maravillosa del propio Sergio Leone en la que hablaba de cómo el mito lo era todo, y ya nos dio igual.
En lo fantástico es donde surge mi otra musa – aunque me parece súper pretencioso por mi parte mentar siquiera a cualquiera de los dos – que es Masaki Kobayashi, su película Kaidan, y en general, también su estética recargada. Sin duda, ambos directores nos han influenciado como han podido, ahora sí, lo que las limitaciones de nuestros propios cerebro haya conseguido a cambio ya es otro tema, que nadie se eche las manos a la cabeza. En cuanto a tebeos, Bouncer, Gus, el Witches de Daisuke Igarashi, Lone Wolf and Cub y Takemitsu Zamurai, estaban siempre en la mesa.

¿Qué hay de tus estudios de arquitectura?
Bueno, desde que no ejerzo, le tengo bastante más aprecio intelectual, será la nostalgia o que me olvido de lo malo. En mi formación la arquitectura y los tebeos se han retroalimentado continuamente, y siempre está patente, en cierto modo, en el tratamiento de las atmósferas o del espacio.

¿Qué recuerdas de tus comienzos en el cómic?
Técnicamente, sufrir mucho aprendiendo a entintar. Muchísimo, ni te imaginas. No entendía nada, no había información, ni tutoriales, y me sentía increíblemente torpe. Era demoledor destrozar los lápices. Por otro lado, recuerdo, la ilusión, y lo flipante que resultaba sacar algo por tu cuenta. Es gracioso, porque Image funciona como Polaqia, pero a una escala mayor, estoy preocupándome por todo, otra vez, la imprenta, el papel, la distribución, la promo... ahora mismo vuelvo a sentirme un poco como en aquellos días.

En Image estoy preocupándome por todo otra vez: la imprenta, el papel, la distribución, la promo... ahora mismo vuelvo a sentirme un poco como en mis comienzos en el cómic.”

Llama la atención la paleta gráfica que utilizas. Hay una explosión de cromatismo.
El color lo trabajo por instinto, y tengo que admitir que no soy nada profesional y que me lleva mil años hacerlo, así que no sé muy bien cómo afrontar este tema. Desde luego lo que busco es trabajar con atmósferas más que buscar un enfoque realista del asunto, tal vez esa sea la razón de las elecciones de paletas tirando a extrañas.

¿Cómo afrontas la planificación de página?

Me divierte mucho, y afortunadamente surge de una forma bastante natural. Creo que es una parte indispensable de mi trabajo, que suele llamar la atención. Por mi parte intento controlar que no se me vaya demasiado: la composición puede interferir con la lectura si te dejas llevar demasiado, y siempre debe estar a sus servicio pero nunca entorpecerla. En general, intento siempre servir a la historia que quiero contar. En el caso de Bella Muerte trabajo con un esquema muy definido que es el de las pequeñas viñetas de detalle sobre panorámicas, porque todo debe ser horizontal, y amplio, para captar mejor el tono de western. En Spiderman, por ejemplo, las composiciones solían tender a la verticalidad, porque Spiderman es un personaje incapaz de caminar tranquilamete por el suelo, y la sensación de vértigo y rapidez era fundamental.

¿Cómo te ves en un futuro como artista?
Pues debo admitir que estoy en un momento ideal, en el que, gracias a lo bien que ha funcionado Bella Muerte, puedo hacer lo que quiera y vivir de ello, o eso parece. De hecho, me ha permitido hacer simultáneamente un par de proyectos más pequeños, y más independientes, en los que en uno escribo y dibujo, y en el otro sólo escribo, lo que me permite desarrollarme, y refinarme, como autora a distintos niveles. Me encantaría poder quedarme así para siempre.

----
(*) Borja Crespo (Bilbao, 1971) escribe habitualmente sobre cómic en diferentes publicaciones, especialmente en el diario El Correo, y participa en la organización del Salón del Cómic de Getxo y el GRAF. También ha escrito los dos libros de microrelatos ilustrados Cortocuentos con dibujo de Chema García y varios autores (Astiberri, 2009 y 2012). Puedes seguirle en su blog y en Twitter, y leer otras entrevistas suyas publicadas en esta web.

Entrevista de Borja Crespo, publicada en una versión recortada por cuestión de espacio en el diario El Correo (15/noviembre/2014), se publica en su versión completa en Guía del Cómic. Página creada en diciembre de 2014.