comparte





explora

autores

entrevistas

contacta

e-mail

Twitter

Facebook

 

Entrevista a Albert Monteys y Mayte Quílez

Por Borja Crespo (*)

 

Portada de 'El Jueves'
#1743 (2010), una de las últimas dibujadas por Monteys.

Los aficionados al cómic más fundamentalistas no consideran la revista satírica El Jueves como una publicación de historietas. Hay que ser excesivamente purista para no considerar sus viñetas, que llevan el sello de algunos de los mejores dibujantes autóctonos de humor actuales, como un tebeo en toda regla. Es de las pocas referencias de cómic que señalan muchos ciudadanos de a pie, incluyendo culturetas y periodistas. Es el Caballo de Troya de la banda diseñada patria. Su capacidad para sacar punta del lado más absurdo de nuestra sociedad es indudable. En el marco del Salón del Cómic de Getxo, la publicación que sale los miércoles recibirá un cumplido premio homenaje a su trayectoria que en otras ediciones ha caído en manos de grandes nombres de la historieta nacional como Carlos Giménez, Víctor Mora o Purita Campos. Al habla Albert Monteys, director de la publicación y dibujante de galardonado currículum gracias a series como Tato y Para ti que eres joven, esta última realizada mano a mano con Manel Fontdevila. Le acompaña Mayte Quílez, miembro del consejo de redacción de la revista y directora de publicaciones. Ambos desvelan algunos secretos del funcionamiento del semanario.

¿Cómo es una reunión del consejo de redacción de El Jueves?

Monteys: Bastante caótica. Se comenta la actualidad, mezclada con el fin de semana, mezclada con cualquier cosa tontuna que a alguien se le ocurre y, al cabo de una hora, alguien da un golpe en la mesa y grita: "¡Hay que hacer el número!". Cada uno tiene sus manías, sus coletillas y, en general, funcionamos como una familia, una familia disfuncional, eso sí.

Quílez: Solemos hacer también una reunión diaria para comentar cualquier cosa que tenemos pendiente y ver si hay algún tema del día susceptible de hacer algo. Son reuniones mucho más cortitas y somos menos gente, pero a veces son muy productivas. Suelen salir temas más intemporales para secciones como "La Guinda", "Pregunta de la Semana" o cosas así.

¿Cómo se prepara un número?

Monteys: Un 70 por ciento de la revista son los personajes y secciones, de los que se responsabiliza, en entrega y contenido, cada colaborador. Las 20 primeras páginas, lo que llamamos "actualidad", son otro cantar. Ahí la idea es sorprender, dentro de lo posible, e intentar acertar con un cóctel de temas que sea el que vaya con la semana. Los colaboradores tienen sólo dos días para entregar esa actualidad, con lo cual es todo muy fresco y espontáneo.

¿Cómo decidís la portada, por ejemplo?

Monteys: ¡Dándole muchas vueltas! La portada se cierra una semana antes de que salga al quiosco, ¿durará tanto el tema de portada? La actualidad cada vez es más veloz. Después están los chistes, más de una vez hemos bajado del consejillo con un chiste que nos entusiasmaba sólo para descubrir que nadie lo entiende. ¡No es fácil!

Imaginamos que los especiales se preparan con mucho tiempo.

Monteys: Los extras se preparan con bastante antelación. Son un respiro para nosotros y un caramelito para el lector. Últimamente hemos empezado a optar por dar menos regalos y más páginas. Eso nos permite hacer historias más largas, que es una cosa que, por el puro formato, no existe en El Jueves. ¡Para nosotros tres páginas es muchísimo!

Quílez: Puntualizo lo del respiro, sólo en cierto sentido. Los extras se hacen paralelamente al número de la semana y las entregas se complican un montón. La gente tiene que hacer sus personajes más las páginas que le han tocado en el extra. Encontrar durante esos días críticos  autores que "toquen" actualidad se complica.

 

Portadas de 'El Jueves' #1671 (2009) y 1732 (2010), dibujadas por Jardí
& Ariño y Joan Cornellà, tres de los "nuevos talentos" citados por Monteys.

Ultimamente se ven nuevas firmas...

Monteys: Afortunadamente. Ir incorporando nuevos nombres, reformulando la revista, es fundamental, y hay que decir que veníamos de una época con una cierta sequía de nuevos talentos. Debían estar madurando, porque estos últimos dos años salen como setas. Igor, Cornellà, Jardí & Ariño... Si la revista fuera como el primer día no hubiera durado más de 30 años, aunque a priori las novedades siempre molestan al lector.

Quílez: Es un momento estupendo. Hay un buen número de autores jóvenes con muchas ganas y buenas ideas. Es fundamental para nosotros que aparezca gente nueva. Es un poco el secreto de El Jueves, el irse adaptando a los tiempos.

¿Que público es el lector habitual de la revista?

Monteys: Tras años fijándonos e investigando, concluimos que el único punto en común que tienen los lectores de El Jueves es que leen El Jueves.

¿Notáis la dichosa crisis?

Monteys: ¿Alguien no la nota? En todo caso, lo que te quita de ventas la crisis te lo da en temas. El humor es una válvula de escape y ahora hay más presión que nunca.

Una portada o tema que os gustaría tratar pero veis complicado...

Monteys: Si queremos tratar un tema, lo tratamos. Cada vez que sacamos al Papa nos llegan un montón de cartas retándonos a dibujar a Mahoma. Pero como no son de lectores de El Jueves, ¡nos dan igual!

Quílez: El límite nos lo ponemos en temas "delicados" en los que puedes herir a gente por su condición física, por ejemplo. No es un tema de censura sino de sensibilidad. Pero, incluso en temas que durante tiempo les hemos ido dando vueltas, tipo el terrorismo o la violencia de género, al final hemos encontrado la fórmula. Otra cosa son las susceptibilidades particulares del personal. Todo el mundo tiene mucho sentido del humor cuando te metes con el vecino pero no cuando tocas su pueblo, su profesión o su perro ahí todos tenemos la piel muy fina.

 

Portadas de 'El Jueves' #1745 y 1738 (ambas de 2010) con El Papa y ETA,
dos de los temas que citan Monteys y Quílez en la pregunta anterior.

En el Salón del Cómic de Getxo os dan un premio, ¿sirven para algo?

Monteys: A nivel de ventas no nos consta. Pero los premios suponen un reconocimiento que los humoristas raras veces nos llevamos. La crítica especializada suele preferir obras más densas y nosotros aspiramos a ser ligeros.

¿Cómo vivís los salones?

Monteys: Como una oportunidad para conocer lectores -internet también sirve para eso, pero sólo a medias-, para que los dibujantes se conozcan entre ellos -el email y el ftp han hecho mucho daño a la vida social- y con un intenso dolor de manos de tanto firmar, ¡y que siga!

¿Qué tal va el cómic de salud?

Monteys: Bueno, se está más cerca que nunca del tan ambicionado respeto de los medios de comunicación y dos o tres cómics son éxito de ventas cada año. Nos lo cuentan en 1993 y no nos lo creemos.

Todavía hay quien piensa que El Jueves no es cómic...

Monteys: Pues que piense otra vez. Sí es cierto que El Jueves no es consumido por fans de los cómics, si no por amantes del humor, o gente que espera cualquier medio de transporte. Y es muy posible que el lector de El Jueves ignore que el cómic es un mundo muy amplio y con muchos registros. Pero es un cómic, lo hemos mirado.

Quílez: Siempre decimos que estamos en terreno de nadie. En el mundo del cómic se nos tacha de comerciales y en el mundo de la prensa de ser un tebeo. Por fortuna las clasificaciones no sirven para mucho y a los lectores no les importa.

¿Cómo lleváis ser una de las pocas revistas comiqueras que quedan en pie?

Monteys: Viviendo el día a día siendo conscientes de estar en una especie de excepción, de milagro. La verdad, no nos importaría tener competencia y somos muy fans de las otras revistas de humor que quedan. ¡Retranca o el TMEO son lectura recomendada!

Quílez: No hay duda de que somos un pequeño milagro. Cada semana cuando nos levantamos del consejo de redacción con un tema decidido y un nuevo número por hacer. Muchas veces creo que es sorprendente que después de tantos años, e intentando no repetirnos, se nos hayan vuelto a ocurrir nuevas ideas. Quizás por eso tenemos poquita compañía, por eso y porque desde hace tiempo es muy complicado poner nuevas cosas en el quiosco.

----
(*) Borja Crespo (Bilbao, 1971) escribe habitualmente sobre cómic en diferentes publicaciones, especialmente en el diario El Correo, y ejerce de cabeza visible de la organización del Salón del Cómic de Getxo. En los últimos meses ha publicado el libro de microrelatos ilustrados Cortocuentos con dibujo de Chema García (Astiberri, 2009) y está ultimando un recopilatorio de historietas cortas titulado Te hiero para Dolmen Editorial.

Texto de Borja Crespo, cedido para Guía del cómic. Parte de esta entrevista aparecerá publicada también, citada en estilo indirecto, en El Correo. Página creada en noviembre de 2010.