comparte





explora

autores

entrevistas

contacta

e-mail

Twitter

Facebook

 

Entrevista a Morán

Por Xavier Àgueda (*)

 

Fotografía de Morán, por Lograi.

Sergio Sánchez Moran (Reus, 1984) es uno de los webcomiqueros más populares de España. De hecho, hay quién dice que los lectores de webcómics se dividen en dos grandes grupos: Los lectores de ¡Eh, tío! y los lectores de todos los otros webcómics juntos. También guioniza El Vosque y ¡Anunciado en TV!, pero su ¡Eh, tío! es el paradigma de webcómic de éxito. Yo he visto gente disfrazada de los personajes de Sergio Sánchez Morán buscándole por los salones del cómic para traerle pastelitos y golosinas, como reyes Magos en busca del Niño Dios...

Eh, tío, ¿qué les das?
Pago a la gente que me hace entrevistas para que me dejen bien y que vengan más (Risas). También me gusta pensar que hago lo que me gusta, y como me sale. No intento buscar o pensar mucho cómo lo verá el público, si lo entenderá, o no. Hago los chistes de la manera más natural posible, y se ve que eso los lectores lo notan. Creo que mis lectores son gente lista, y los trato como tal, ¡y a todos nos gusta que nos traten como gente inteligente! Por eso vuelven. También sueldo dibujar tetas. Por eso vuelven muchos más.

Alguna vez, en plan modesto, te he oído de decir que uno de los secretos de tu éxito era actualizar regularmente. ¿No?
Estoy llorando sólo de oír esto. Sí, lo he dicho, y creo lo mantengo. Especialmente porque, ahora que ya no actualizo ni la mitad, tengo menos lectores. Aún así, sigo teniendo más de los que creía que tendría, el público es tremendamente fiel, y eso me alegra el día a día, al menos hasta que pueda retomar el ritmo. ¡Gracias gente!

¿Qué ha pasado con tu disciplina trisemanal?
Que acabé la universidad, y me metí en mil proyectos. Ocho horas de oficina, más guiones para El Vosque, para El Jueves, fanzines, proyectos secretos, dormir... ¡No hay horas en el día! Me siento culpable, ya no sólo por ¡Eh, tío! sino por la cantidad de proyectos que he rechazado, o tengo congelados, correos sin responder... Pero, ahora, con el tiempo, estoy empezando a valorar ¡Eh, tío! de nuevo y estoy buscando la manera de poder retomar las tres tiras semanales. Aunque por el momento, no será fácil.

   
Fragmentos de tres entregas de ¡Eh, tío! (clic sobre las imágenes para leerlas en su totalidad).

Háblanos de lo de tu página semanal en El Jueves (¡Anunciado en TV!). Para muchos webcomiqueros, El Jueves es cómo El Dorado, la máxima aspiración, la meta... Y tú ya estás ahí. ¿Qué tal lo llevas?
Bien, muy bien. No sólo estoy contento por que me da la oportunidad de trabajar y conocer a verdaderos cracks, si no que viene muy bien. Tienes una obligación, tienes fechas, trabajas con muchos dibujantes... aprendes mucho. Además, es una lección de humildad brutal, tras ver las visitas de la web, te creces, y luego vas a la redacción, y ves toda esa gente, jodidamente famosa de verdad, y sirve bien para ponerte los pies en la tierra, y ver que internet es sólo un cachito de gente, y no tan grande como creemos.

Ágreda, tu dibujante, es un crack. ¿Cómo surgió vuestra alianza? ¿Lo elegiste tú, te eligió él, o fue una boda concertada por Monteys?
Fue concertada, pero yo no podría haberlo escogido mejor. Muchas veces me acuerdo cuando hace cinco años yo leía Jaula Magna, y me encantaban los dibujos de Ágreda. He sido fan antes que colaborador, así que me creo tremendamente afortunado. Además que no sólo es buen dibujante, es un tío majísimo y con experiencia, y estoy aprendiendo muchísimo de él.

Durante años estuviste trabajando solo, guionizando y dibujando en plan autosuficiente, y ahora haces sólo de guionista (tanto en ¡Anunciado en TV! Como en El Vosque). ¿Qué tal la experiencia? ¿Trabajar en equipo es duro?
Me gusta, ¡me gusta demasiado! Tiene una magia especial enviar un guión, y ver cómo te lo devuelven mejor dibujado de lo que podrías imaginar. Y he tenido una suerte increíble, tanto Ágreda en El Jueves como Laurielle en El Vosque son dos lujos de artistas y personas, y es tremendamente fácil trabajar con ellos. No es que sea duro, es que muchas veces es más fácil, son el primer lector, y te hacen un filtro, una primera crítica antes de dibujar, que ayuda muchísimo al acabado de la página.

¿Y qué tal llevas la disciplina de formato de las páginas en papel, después de trabajar tanto tiempo en un webcómic que te permitía alargar el lienzo tanto como te pidiese el cuerpo?
Bien, la verdad que ajustarse a páginas no es tan difícil. En los primeros bocetos preparo la página, escojo los chistes, y en el peor de los casos elimino alguno que no me convenza. Me cuesta más en El Vosque, que aún saliendo en Internet también tenemos un formato fijo autoimpuesto, y a veces cuesta más cuadrar en una página todo lo que quieres contar. Pero no es lo más difícil.

   
Tres entregas de El Vosque, con dibujo de Laurielle
(clic sobre las imágenes para ampliar).

¿Alguna otra ventaja de publicar tu propio webcómic sobre publicar en El Jueves?
Muchas, muchísimas. Sobre todo la libertad. No estoy hablando de que me censuren, ni mucho menos, nunca he tenido el más mínimo problema. Es más bien una autocensura, intentas llegar a un público, hacer un humor más accesible, y a veces te cuesta. Como decía, en ¡Eh, tío! lo más parecido a autocensurarme es atarme un lápiz en la churra, y ver qué sale, y eso lo echas de menos. La interacción con el público también se echa de menos, ver qué opina la gente al momento ayuda mucho, y te anima. En El Jueves el feedback es mucho más lento, y escaso.

Y bueno, las ventajas de publicar en El Jueves no sé si te las tengo que preguntar porque me las imagino evidentes: el tacto del papel, el tacto del prestigio y la fama, el tacto de una remuneración económica... ¿Me dejo algo?
Los contactos, ahora mismo tengo una agenda en el móvil por la que hubiera matado hace unos cuantos años. Además que son gente majísima, que no dudan en tomarse una cerveza contigo y ayudarte o darte consejos. Hay mucha gente en esa redacción a la que le debería pagar una parrillada, o algo.

Y sin embargo, aunque hayas aflojado el ritmo, no escarmientas y sigues publicando cosas online, tanto en ¡Eh, tío! como en El Vosque, en colaboración con Laurielle.
No aprendo, no. Pero merece tanto la pena... Trabajar con Laurielle es un lujazo, no sólo dibuja como los ángeles, si los ángeles dibujasen bien, si no que es trabajadora, y me ayuda con el guión muchas veces. Y eso se nota.
Estoy realmente orgulloso de El Vosque, es una historia que llevaba años queriendo contar, y creo que lo estamos haciendo bien, además que es divertido, y me deja explorar otras facetas que en ¡Eh, tio! no encajarían.

¿Qué es el vosque este del título? ¿No os da vergüenza escribirlo así?
Vergüenza no, risa. Lo tengo tan grabado en la cabeza, que se me hace raro verlo con B. Es el nombre propio de un reino, así que tiene un pase. Cuando lo pensé, buscaba el nombre de el cómic, un nombre corto, pero que tuviese un chiste dentro, se me ocurrió El Vosque, y me pareció que sonaba lo suficientemente divertido, pero que podría quedar serio en el momento en que te acostumbres.
Y también es que somos un poco vrutos...

¿Es posible pues hacer un webcómic de historias largas que contínuan de un día para el otro?
No sólo es posible, si no que es divertido, es un reto. Es muy diferente a ehtio, donde pienso un el chiste y voy avanzando la trama, más libre. Aquí la trama es la que avanza, y tienes que ir desglosándola en chistes, o escenas que queden lo suficientemente cerradas como para que la página pueda leerse sola, tenga sentido y enganche. Y a la vez tiene que poder leerse seguido. No es fácil, pero no es imposible.

¿Y no te has planteado sacar El Vosque en formato álbum?
Todos los días. Seguimos intentándolo, pero las editoriales todavía miran con recelo a los cómics digitales, y la autoedición requiere de un tiempo que ni Laurielle ni yo tenemos. Pero se hará.

¿Y ¡Eh tío!? ¿Cuándo podremos leer ¡Eh tío! en papel?
¡Eh, tío! es más complicado. Maquetarlo tiene que ser la definición de infierno, las sagas son cada una de su padre y de su madre, hay tiras interactivas... ¡eh, tío! sería más complicado verlo en papel. Lo que barajo es sacar historias paralelas, con los personajes, y orientadas a álbum, pero aquí estoy revelando demasiado.
De todas maneras, aunque puedo verlo en un álbum, creo que prescindiría del papel, hay métodos de vender cómics digitales, que pueden salir muy rentables al lector y al escritor, por ahorrarte toda la gente de en medio. Pero como he dicho, estoy revelando demasiado.

     
Detalle de cuatro entregas de ¡Anunciado en TV! para El Jueves, con dibujo de José Luis Ágreda (clic sobre las imágenes para leer un fragmento de cada historieta).

¿Y qué más? ¿Tienes por ahí algún otro proyecto?
Mil. De cómics unos cuantos, ha salido en el fanzine Andergraun una colaboración con el gran Ismurg protagonizada por Parabellum, una detective paranormal. Tengo ideas sobre mitología asturiana, planeo cosas con gente de El Jueves, incluso me gustaría sacar tiempo para los videojuegos, que es un mundillo al que le dedico sus horas también. Dormir también es un buen proyecto.

Y sin embargo, todavía no has dejado tu trabajo “de verdad”... Cuando Morán no hace viñetas, ¿qué hace Morán?
Es programador informático, en Sync.es, me paso ocho horas diarias peleándome con código fuente. Es un trabajo bonito, rodeado de gente muy maja y bastante creativo. No es hacer cómics, pero da de comer. Por las noches salvo el mundo. Me echo a dormir, y una vez durmiendo sé que no lo destruiré, esa es mi manera de salvar el mundo.

¿Tienes algo de tiempo para comer, dormir o realizar alguna actividad de ocio?
No, pero lo hago igualmente. Hay actividades de ocio que son compatibles, nadando en la piscina me salen muchos guiones, hay escenas de El Vosque de las que podría señalar en qué ruta de montaña se me ha ocurrido. Salir con los colegas o con la pareja, ya no es muy compatible, ¡pero es necesario para la salud mental! ¡Niños, no os encerréis en casa con los cómics, que afuera también está to bonito!

----
(*) Xavier Àgueda (Barcelona, 1979) es ingeniero, profesor y dibujante de cómics. Ha publicado en TMEO, Cretino, Kristal, El Escéptico y en varios fanzines y sitios de internet, incluyendo la versión online del periódico 20 Minutos. Es autor de los cómics del Listo y de El gran libro de la cinefilia, y responsable de Clicómics.com.

Entrevista de Xavier Àgueda para Guía del cómic. Página creada en septiembre de 2011.