comparte





explora

autores

entrevistas

contacta

e-mail

Twitter

Facebook

 

Tribuna: Manuel Bartual

 
Autoretrato de Manuel Bartual

Manuel Bartual (Valencia, 1979) es un autor de cómics de humor conocido por su trabajo para la revista El Jueves, para la que realiza la serie Sexorama desde hace más de cinco años. Desde 2011 es también editor, junto a Alba Diethelm, de la micro-editorial ¡Caramba!. Al hilo de la reciente intervención de David Rubín en esta sección y con el mismo detonante (un contacto para ampliar la información del documento "Cómic en España: algunas cifras" con algunas cifras de primera mano), Bartual se ha animado a compartir algunas reflexiones y datos concretos de los tebeos que realiza y edita.

---

Hola Jose.

De Sexorama. El manual sexual de Manuel Bartual, publicado en una edición para kioscos con El Jueves en 2009, se han vendido un total de 23.525 ejemplares según la última liquidación que he recibido. No tengo el dato por escrito, pero creo que en su momento se me comentó que su tirada era de 30.000 ejemplares. En 2010 publiqué en Francia una versión de este mismo libro con Fluide Glacial, en una edición para librerías. La última cifra de ventas que tengo indica 3.098 ejemplares vendidos de una tirada de 5.000 ejemplares. Con Astiberri he publicado dos libros, también en circuito de librerías: ¡Escucha esto! (en 2009) y Sexorama. Consejos sexuales para chavalas y chavales (en 2012). El último informe de ventas que he recibido por parte de la editorial indica que el primero lleva vendidos 968 ejemplares (de una tirada de 2.000) y el segundo 667 ejemplares (de una tirada de 3.000).

Las ventas del primer libro de Sexorama impresionan, pero lo cierto es que económicamente no hay mucha diferencia entre vender 20.000 libros en kioscos que 1.000 ó 2.000 en librerías. El PVP y su correspondiente porcentaje de derechos de autor varía: en ambos casos es menor si se trata de un libro para kioscos y mayor si hablamos de una edición para librerías. De la venta en kioscos suelen ofrecerte entre un 4% y un 8%, y de la venta en librerías lo habitual es recibir un 10%. Tan sólo hay que echar cuentas para calcular lo que un autor puede sacar de vender en kioscos un libro que cuesta entre 2 y 3 euros o en librerías uno que oscila entre los 15 y los 20 euros.

 
"De vez en cuando leo comentarios de gente que apuesta por la recuperación del kiosco. Es una apuesta suicida."

Tampoco hay que caer en la trampa de pensar que resulta fácil vender 20.000 ejemplares de cualquier libro que pongas a la venta en kioscos. El caso de Sexorama. El manual sexual de Manuel Bartual es extraordinario. Se publicó dentro de una colección cuya venta inicial consistía en una compra opcional junto con un número concreto de El Jueves (si querías el libro, pagabas un extra por llevarte el libro junto con la revista). Era un buen sistema, ya que aprovechaba la distribución de la propia revista, y ojalá todos los libros de la colección hubieran vendido lo mismo, pero no fue así. Puedes consultarlo con el resto de autores que pasaron por ella. Ninguno alcanzó el pico de ventas de Sexorama, y la tendencia general a medida pasaba el tiempo iba a la baja. Hay gente que me pregunta a menudo que por qué Ediciones El Jueves ya no publica libros. Bueno, pues aquí tiene la respuesta: porque al final no resultaban rentables. Hay que imprimir muchos ejemplares para conseguir una buena distribución en kioscos, y necesitas unas ventas considerables para tan sólo amortizar la inversión. De vez en cuando leo comentarios de gente que apuesta por la recuperación del kiosco. Yo no apostaría por ello, la verdad. Es una apuesta suicida. Si ni tan siquiera El Jueves consigue vender una colección como ésta, de clara vocación popular, siendo como es El Jueves una marca conocida y con buen posicionamiento en kioscos, ¿quién lo va a conseguir? ¿Quién va a hacerse un hueco en ese bazar en el que se han convertido los kioscos? ¿De veras queda ahí fuera suficiente gente dispuesta a pasar por caja, para evitar el fracaso de cualquier tentativa que apueste por el kiosco?

No hablo por hablar. En 2007, Ricardo Esteban decidió probar suerte a través de su editorial Dibbuks y puso en marcha El Manglar, una revista que contaba con distribución en librerías especializadas pero apostaba fuerte por la distribución en kioscos. Me encargué de su diseño y acabé co-dirigiéndola junto con Ricardo, los doce números que salieron a la venta. Tan sólo cinco llegaron a kioscos. Pusimos mucha ilusión y trabajo en el proyecto, pero había que imprimir muchísimo y las devoluciones eran demoledoras. Esto podría contártelo Ricardo mejor que yo.

Como autor, yo acabo prefieriendo una buena edición que olvide el kiosco y se mueva en el circuito de librerías. Pese a la avalancha de novedades que inundan sus estanterías todos los meses, hoy por hoy me parece más fácil conseguir un número de ventas aceptable dentro de este otro circuito. Imprimir menos pero mejor. Apostar por un libro que no sea de usar y tirar. Tratar de llegar no sólo a los lectores que siempre han estado ahí, sino también a todos los que han incorporado el cómic a sus lecturas habituales durante los últimos años.

 
"Editar no es pagar a la imprenta y echar el libro al ruedo, hay que intentar que se hable de él en radio, prensa, internet, donde sea."

Esto es algo que he tenido muy presente con ¡Caramba!, la editorial que puse en marcha junto con Alba Diethelm en 2011. Estamos publicando los libros que como lectores nos gustaría encontrarnos en las librerías, y no limitarnos a un formato concreto, sino buscar el que la obra pide en cada caso. Dar salida a ediciones que por cualquier motivo destaquen en tiendas, y cuidar su promoción. Editar no es pagar a la imprenta y echar el libro al ruedo, hay que intentar que se hable de él en radio, prensa, internet, donde sea. Que la gente conozca lo que estás publicando. Nosotros estamos apostando fuerte por la difusión a través de internet, procuramos que cada libro tenga su propia campaña y tratamos de aprovechar las posibilidades que el medio nos ofrece hoy en día. El año pasado, por ejemplo, organizamos por estas fechas una presentación en streaming de La industria de los sueños de Paco Alcázar. Alberto García Marcos entrevistó en directo a Paco, desde nuestro estudio, y cualquiera que se conectase a carambacomics.com podía seguir la presentación. Tuvimos un total de 196 personas siguiendo la emisión, considerablemente más de las que se juntan en una presentación al uso. La gente hizo muchas preguntas a través de Twitter que fuimos transmitiéndole a Paco, y acabamos vendiendo una veintena de libros que sus compradores recibieron firmados. La idea era emular en la medida de lo posible lo que es una presentación estándar, la que puedes encontrarte en cualquier librería, pero no limitándola a un punto geográfico concreto. Funcionó muy bien. No por ello vamos a dejar de hacer presentaciones en librerías, pero es otra opción a tener en cuenta. Repetiremos la experiencia, seguro.

Con ¡Caramba! estamos tratando de descubrir también si es posible plantear otros modelos en la relación autor-editor. Para empezar, hemos decidido prescindir de la distribuidora. Nos distribuimos nosotros mismos. Esto supone un trabajo considerable, pero a la larga lo preferimos. El modelo tradicional de distribución en librerías ha derivado en unos acuerdos que como editor ponen en peligro tu negocio, ya que cobras de la distribuidora en función de la colocación de tus libros pero puedes recibir numerosas devoluciones meses después. Para devolver el dinero que de repente te encuentras debiéndole a la distribuidora de un día para otro, la solución a la que se suele recurrir es editar otro libro. Otro libro que te puede generar más deudas en el futuro. Y así una y otra vez, hasta que tienes la suerte (si la tienes) de publicar un título que funciona bien y te sanea las cuentas. No queríamos entrar en ese juego, así que preferimos el trabajo que supone autodistribuirnos a cambio de tener más control sobre la situación en la que se encuentran nuestros libros en todo momento. Esto es una información que compartimos con nuestros autores, ya que ellos, a través de internet, pueden acceder todas las veces que quieran a la hoja en la que vamos anotando las ventas de su libro. Y en consecuencia, solicitarnos todas las liquidaciones que consideren en cuanto el libro comienza a generar beneficios, sin esperar a la liquidación anual que se suele hacer en el modelo editorial tradicional. Por parte del autor es una apuesta arriesgada, ya que no ofrecemos un adelanto en concepto de derechos de autor, pero si el libro funciona, el autor acaba cobrando mejor incluso vendiendo menos, ya que le ofrecemos un 50% de los beneficios a partir del momento en el que se ha amortizado el coste de la imprenta.

 
"Para ¡Caramba! está resultando tan importante la venta en librerías como la venta a través de nuestra tienda online"

Te doy más datos. Las ediciones de ¡Caramba! suelen oscilar entre 1.000 y 2.000 ejemplares, y la media de ventas es de unos 600-700 ejemplares. A fecha de hoy, el título que mejor ha funcionado es El Hematocrítico de Arte (cerca de 3.000 ejemplares vendidos) seguido por Humor cristiano de Alberto González Vázquez y Let's Pacheco! Una semana en familia de Carmen y Laura Pacheco (en torno a 1.200 ejemplares vendidos en cada caso). Para ¡Caramba! está resultando tan importante la venta en librerías como la venta a través de nuestra web. Vendemos menos por internet, pero al haber menos intermediarios en la compra, sacamos más beneficio de esas ventas. Y luego hay casos excepcionales, como el de Let's Pacheco! Una semana en familia o el de El Hematocrítico de Arte, de los que ya hemos vendido 431 y 430 ejemplares respectivamente a través de nuestra tienda. ¡Prácticamente un empate! También estamos comprobando que la vida de cada título funciona en paralelo: cuando comienzan a bajar los pedidos de librerías también baja la venta en web, mientras que si por un canal continúa vendiéndose a buen ritmo cualquier título, también lo suele hacer por el otro. El goteo es importante: dentro de nuestras posibilidades, merece la pena mantener cierto ritmo de publicación ya que los pedidos y las ventas de cada nuevo título siempre arrastran nuevos pedidos y ventas del resto del catálogo.

Otro aspecto que no se suele tener en cuenta es el de la venta a bibliotecas. Esto es importantísimo. Nosotros ya hemos conseguido dar salida al libro de Let's Pacheco! dentro del circuito de bibliotecas, y ojalá no sea el único título de ¡Caramba! que lo consiga. Para el autor y la editorial supone una buena venta, ya que de un día para otro puedes encontrarte con más de 100 ejemplares vendidos a un solo cliente, y para el lector es una forma de acceder a nuestros libros sin necesidad de comprarlos. Insisto: las bibliotecas son muy importantes, y más hoy en día teniendo en cuenta la situación económica actual. Poca gente puede permitirse comprar todas las novedades editoriales que le interesan.

Tampoco quiero dar a entender que con ¡Caramba! estamos tratando de decir cómo se han de hacer las cosas, ni mucho menos. No soy tan ingenuo como para pensar que nuestro sistema es extrapolable a cualquier otro negocio editorial. Lo que sí trato de hacer ver es que no hace falta seguir un modelo concreto o ya establecido, sino que hoy en día, con las herramientas que tenemos a nuestro alcance, es un buen momento para tratar de buscar tu propio camino. A pesar de la que está cayendo, sí. Hay que evitar estarse quieto, hacer cosas y pasártelo bien haciéndolas. Ya sea escribiendo, dibujando, publicando cómics o cualquier otra cosa que hagas. Tratar de conocer el mercado en el que te vas a mover y actuar con cabeza en consecuencia. Y si no funciona, reinventarte las veces que haga falta. No se me ocurre mejor manera de hacer frente al chaparrón.

-- Manuel Bartual

Edición: Jose A. Serrano. Documento creado en marzo de 2013.